Buenos Aires, 22 de enero de 2021

Buscador

 

 

"Soul"

 

 

Título: “Soul”. Título original: Idem, USA 2020, hablada en inglés. con subtítulos en español, y opcioness dobladas al español. Realización: Pete Docter, Kemp Powers  Guión: Pete Docter, Mike Jones, Kemp Powers, a partir de una historia que les pertenece. Producción: Dana Murray. Fotografía: Matt Aspbury, Ian Megibben. Música: Jonathan Batiste, Trent Reznor, Atticus Ross Casting: Natalie Lyon, Kevin Reher Diseño de producción:  Steve Pilcher. Dirección de arte: Paul Abadilla. Diseño de sonido:  Ren Klyce,  Rostislav Trifonov. Supervisión de edición de sonido: Coya Elliott. Supervisión de efectos visuales:  Kadir Can Eksi, Michael Fong. Supervisión de animación: Jude Brownbill Guillaume Chartier, Michael B. Comet, Trevor Jimenez, Kristen Lester, Bobby Podesta. Compaginación: Kevin Nolting. Intérpretes: Las voces de Jamie Foxx (Joe), Tina Fe (22), Graham Norton (Moonwind), Rachel House (Terry), Alice Braga (Counselor Jerry), Richard Ayoade (Counselor Jerry), Phylicia Rashad (Libba), Donnell Rawlings (Dez). Questlove (Curley). Estreno en la Argentina: 25 de diciembre de 2020, presentado por Disney. Género: Animación. Duración: 100 minutos, ATP. Disponible en plataforma Disneyplus.

 

 

 

En un mundo que en 2020 perdió el alma, el cine trazó una de esas parábolas extrañas que va de una punta a la otra porque, tal como se dio en términos de estrenos, parece un guiño del destino en forma de guión. Si el año es un paréntesis entre enero y diciembre  Pixar se encargó de abrirlo con “Unidos” en aquel lejano primer mes y con “Soul” a seis días de cerrar uno de los períodos más trágicos de la historia contemporánea. No podía ser mejor regalo este de Disney, no sólo por su factura artística sino por su simple, reflexivo y esperanzador mensaje.

Contado por el propio Pete Docter en momentos de su estreno, el gen de “Intensa-mente” (2015) fue observar los repentinos cambios emocionales en sus hijos. ¿Qué los impulsaba? ¿Cómo funciona la cosa en la mente como para pergeñar tanta variedad de estados? Así nació el guión de una de las más extraordinarias realizaciones de la firma de la lámpara.

En ese mismo contexto y observando más detenidamente a los chicos empezó a gestarse otra idea. ¿Para qué estamos acá? ¿Cuál es el propósito y cuál la chispa que lo enciende? ¿Cómo es que en una misma familia nacen personalidades tan distintas? ¿Ya venimos al mundo con esta forma de ser? ¿Es el alma? De ahí a la máquina de escribir y de ella a este 25 de diciembre nace “Soul” (“alma” en inglés, pero también se puede relacionar obviamente con el género musical)

En principio estamos frente a la segunda vez que Pete Docter aborda una historia protagonizada por seres humanos luego de la “Up” (2009), y la quinta  de éste estudio de animación si contamos “Valiente” (2012), “El buen dinosaurio” (2015) y la fabulosa “Coco” “(2017). ¿Por qué importa esto? Porque si es con humanos pocas veces se da que la utilización del recurso artesanal de la animación está justificado (en lugar de acción viva) por estética, posibilidades narrativas e inventiva de encuadres y movimientos.

Se lee por ahí, subrayadamente, que ésta película animada está protagonizada por un personaje de color negro. Parece mentira que tenga que mencionarse así y uno empieza a preguntarse si el hecho de hacerlo de esa manera (sin dudas con buenas intenciones) no es usar el mismo dedo índice de siempre al que se le pretende resignificar. Primero porque no es una novedad ya que de inmediato vienen a la mente “La princesa y el sapo” (2006) y la ganadora del Oscar en 2018 “Spider man, un nuevo universo”, ambas con protagonistas afroamericanos, y segundo porque es hora, en pleno proceso de naturalizar la diversidad y la tolerancia, de llamar a cada uno por su nombre. Esto, por supuesto, sin dejar de reconocer y colaborar con todas las reivindicaciones, todas las veces que sea posible.

Joe (voz de Jamie Foxx) es músico de jazz devenido en maestro de ese arte desde hace algunos años en una escuela primaria, circunstancia que sufre (en sus oídos, sobre todo) a juzgar por los sonidos cansinos y desafinados con los que abre el filme desde el clásico logo de Magic Kingdom. Al igual que sucedía en la inolvidable “Querido maestro “(1995) con un soberbio trabajo de Richard Dreyfuss, Joe desea fervientemente vivir de la música y tocar en clubes, pero la vida cotidiana se lleva por delante ese anhelo. Para colmo le endilgan más horas cátedras. En casa todavía, luego de tantos años, es difícil enfrentar a su madre quien todo el tiempo trata de sacarle de la cabeza ese objetivo, acaso por no creer demasiado en su talento. Pero la suerte cambia cuando Libba (voz de Phylicia Rashad), cantante (de soul, claro está) en una banda, le da a nuestro protagonista la chance de tocar el piano con ellos esa noche. O sea, eso que Joe desea desde hace tanto tiempo, ese ferviente anhelo de sentir y tocar la música que ama, está a punto de cumplirse y por eso la noticia le llega al alma, aunque se la rompe al caer en una alcantarilla luego de haber atravesado con inusitada suerte todo tipo de riesgos de muerte.

Da comienzo entonces a la verdadera esencia de la película. Joe llega a una suerte de limbo en donde las almas esperan a que le sean asignados distintos rasgos de personalidad que llevarán como sello a la hora de habitar un nuevo cuerpo en la Tierra,  pero sobre todo, esperan esa chispa. Un sello distintivo que las hace únicas, la razón de ser (por así decirlo). Claro, así como ocurría con los argumentos de “El cielo puede esperar” (1978) y “El cielo se equivocó” (1988),, tanto el personaje de Warren Beatty como el de Robert Downey Jr. respectivamente, sentían que había un error y que debían volver inmediatamente al cuerpo que acababa de morir para poder casarse con su gran amor. Es decir, almas que reniegan de serlo y se resisten a abandonar la vida que tenían. Las citas ineludibles de estos argumentos, cuya estructura en “Soul” es casi calcada, podrían hacer levantar la ceja a más de uno, pero no olvidemos que esto es Pixar. Siempre va a haber una tangente válida para sacar adelante una buena idea ya que el guión de Pete Docter, Mike Jones y Kemp Powers (éste último es además co-director) profundiza mucho más estas cuestiones existenciales y llega a lugares emocionales no visitados hasta ahora.

En este limbo Joe conoce a 22 (voz de Tina Fey). 22 es una suerte de oveja negra en estas cuestiones de “tener que ser”. Nada parece atraerla, ningún oficio, ni profesión, pero tampoco parece muy preocupada por saberlo ya que está cómodamente instalada en este lugar en el cual los maestros, o sabios, o guías, o como quiera llamarlos,  se ufanan por encontrarle a la díscola alma la “chispa” que le falta. Joe asume la misión de lograrlo a condición de poder volver a su cuerpo que esa noche toca jazz en el club.

El humor, la inventiva ("De todos modos esto es hipotético" dice uno de los personajes), el timing para los gags, los diálogos, los gestos en los cuales los personajes transmiten sus emociones, todo en “Soul” funciona de maravilla. Tanto en el limbo con esos guías diseñados bidimensionalmente, pero presentes en el universo tridimensional; como en Brooklyn, con esos detalles tan minuciosos que no podría ser otro lugar, el trabajo artesanal brilla. La banda de sonido es una obra de arte adicional. Dan ganas de desempolvar los viejos discos de Miles Davis, Charlie Parker, Wayne Shorter, etc. porque el ritmo aquí es el del jazz: frenético por momentos, cansino y preciso en las transiciones y apretado en emoción como en el tramo final. Esa es la parte compuesta e interpretada por Jon Batiste y una gran banda de músicos virtuosos pero además, la banda original compuesta por los ganadores del Oscar Trent Reznor y Atticus Ross tiene la modernidad de estos tiempos cargada de emoción.

 Más allá de los premios que vendrán y los méritos que tiene para ganarlos, Soul indaga en sus cuestionamientos de base existencial pero sin intentar bajar una línea más que no sea la de desacartonar los mandatos. Desde los familiares a los culturales (si cabe dividirlos). Dudar de las certezas extremas porque hay dos personajes unidos en la contraposición. 22 está convencida que la vida en la Tierra no vale la pena, Joe en cambio; que vale la pena vivirla sólo por aquello de lo que uno está convencido. Ambos (y el espectador) van a aprender uno del otro. Necesitábamos una película así. No queda más que verla, disfrutar y agradecer. 

 

 

Calificación: Exelente (Guillo Teg)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.