Buenos Aires, 22 de enero de 2021

Buscador

 

 

"Nuevo orden"

 

 

Título: “Nuevo orden”. Título original: Idem, México, Francia 2020, , hablada en español. Guión y realización: Michel Franco. Producción:  Michel Franco, Eréndira Núñez Larios, Cristina Velasco. Fotografía:  Yves Cape- Música: Sin información:. Casting;  Viridiana Olvera Diseño de producción:  Claudio Ramirez Castelli Escenografía:  Elisa Martín González. Diseño de vestuario:  Gabriela Fernandez Diseño y supervisión de edición de sonido:  Alejandro de Icaza, Enrique Fernández Tanco Supervisión de efectos visuales:  Hugues Namur  Coordinación  de dobles: Hugo Aguilera. Compaginación:  Óscar Figueroa Michel Franco  Intérpretes:  Samantha Yazareth Anaya (Prisionero 21), Dario Yazbek Bernal (Alan), Patricia Bernal (Pilar), Diego Boneta (Daniel). Analy Castro (Isabela), Fernando Cuautle (Cristian) Mónica Del Carmen (Marta), Zamira Franco (Mujer verde), Ximena García (Blanca). Estreno en la Argentina: 24 de diciembre de 2020, presentado por BF Distributión. Género: Drama. Duración: 88 minuto, sin calificación. Disponible en Cinemark/Hoyts. Cine en line

 

 

 

Un filme pretencioso desde el principio, pero que no llega a cubrir el ciento por ciento de esa ambición, ya desde el título, configurarse como de un nuevo orden sin dar cuenta de la dialéctica espiralada de la historia de la humanidad.

Se podría citar a Marx, Carlos (no Groucho) en su acercamiento a Hegel, Fiedrich en relación a la dialéctica, a la subversión del sujeto de la historia, pero Carlos no profundizo demasiado en esos conceptos, sólo argumento a partir de las ideas de su maestro.

En este sentido la estética utilizada en los títulos del filme dan cuenta de este supuesto golpe de efecto, en que una imagen invertida será ordenada por la psiquis de quien observa, o lee en este caso.

Este desorden va a ser el ¨leiv motiv¨ de todo el texto fílmico, en el cual el contenido efectivizado como especie de denuncia coloca a lo formal en tanto estructura narrativa en segundo o tercer escalafón y nunca termina por definirlo.

La primera imagen, esa con la que abre la película, tiene cierto aire, por la aparente desorganización, al Guernica, la obra maestra de Picasso Pablo, que quien se acerca por primera vez experimentara el caos de los hechos que presenta, hasta encontrarle la coherencia interna. Situación que no sucede en esta realización, ya que su intención se desdibuja con el correr de los minutos.

Sin objetivar demasiado, incluyendo la segunda imagen, la desnudez e indefensión de lo humano, ya que nunca hay un retorno a estas, queda establecido que lo expuesto es una otra forma de representar la violencia.

La historia casi propiamente dicha comienza en una boda de la alta sociedad, esta ostentosa fiesta muestra a los invitados con sus atuendos caros y afuera los autos de alta gama con sus chóferes vestidos en apariencia para la ocasión.

(Pausa necesaria).

Las imágenes muestran a toda esta gente como uno, bebiendo, bailando, mientras que la comida servida en la mesa de recepción está intacta, los únicos que comen son los empleados del servicio doméstico, en la cocina claro. ¿Como si el abalanzarse sobre la comida fuese sólo potestad de las fiestas en la Argentina? Se sabe que en el cine la comida es de utilería y no se puede comer, pero no exageremos. (Volviendo)

Este festejo se convierte imprevistamente en el centro de una lucha de clases que derivará en un violento golpe de Estado.

¨Nuevo orden¨ intenta mostrar el recorrido inevitable de la caída del sistema político imperante ,y lo que debiera ser uno nuevo no es más que el retorno de otro anterior, claro que ¨evolucionado¨.

Sería como la subversión de un estatus establecido, mostrando las debilidades del mismo, y lo que en principio, y a primera instancia, podría establecerse en una división de los personajes entre privilegiados y despojados, se diluye en lo que ya no es una metáfora sino una metonimia de la lucha de clases, pero dando mayor preponderancia a los efectos de esa lucha.

Por momentos se siente cierta incoherencia discursiva, la tercer imagen nos muestra a pacientes que son desalojados de sus camas del sanatorio y estas son ocupadas por personas que se entienden heridas, no se sabe a ciencia cierta. Es un hospital público, lo cual es posible pensarlo todo en el sentido American Express, pertenecer tiene sus privilegios, en este caso no queda claro cuál sería el sentido de pertenencia a qué.

A la fiesta llega el marido de una ex empleada de la familia a solicitar ayuda económica, su esposa, fuimos testigos, fue desplazada de su lugar de convalecencia, debe ser operada de urgencia pero ahora debe realizarlo en una clínica privada, ergo no posee el dinero.

Toda la familia de la novia argumenta no tener la cantidad de dinero solicitada, intuimos que no es verdad, salvo la novia que decide darle la plata recibida como regalo de bodas, pero convengamos que esta actitud es promovida por cuestiones afectivas y no por conciencia social.

Ella, junto con su chófer, irán en busca de su ex empleada para darle el dinero y se internan en las calles donde todo es un desmadre. Hasta aquí funciona el relato pues se apoyan más en la descripción de los personajes, luego ese desenfreno se prolonga al desarrollo de la narración..

Una obra que recurre a la violencia para provocar al espectador, no se establece de manera clamorosa, sino todo lo  contrario, en esa falta de orden es que termina convaleciendo por aquellos que intenta denunciar.

Las diferencias sociales extremas son las que provocan el estallido, pero quienes se rebelan contra el sistema no son presentados de manera empática, sino lo contrario. Esto resulta finalmente de una mirada piadosa sobre la experiencia ¿injusta? que le toca vivir a la clase alta, representada en este caso, no exclusivamente, por la novia.

Pero es el descontrol que la cinta propone lo que acaba por atraparla en su propia telaraña, el mismo pasa de ser un filme de pobres ávidos por sus falencias transformadas en envidia, contra esos ricos que sienten que todo les pertenece por orden divino, para terminar con el brazo armado del poder económico haciéndose cargo de la situación, no de poner orden, sino de reprimir cualquier movimiento en contra.

Tratando de contextualizar la película, presenta a un país como Méjico en un futuro cercano posible, bastante distópico, la utilización de ciertos emblemas simbólicos, como el color verde en función discordante, en la realidad actual seria la bandera en favor de ciertas libertades individuales, tales como el aborto legal.

Sintetizando, una realización  que provoca por la violencia de algunas imágenes, muy bien filmadas, pero que no lo establece como muy bueno, sino lo contrario, su desorden da cuenta del caos de ideas no desarrolladas pertinentemente y arrojadas sobre la mesa, es el sentido de la falla del guión. En tanto los rubros técnicos son de buena factura, el diseño de sonido, la escenografía y el vestuario. La fotografía es correcta. Si hay algún fallo en el montaje se debe más a la labilidad del guion tanto el literario como el técnico, que al montaje propiamente dicho.

Pero si algo es necesario para el sostenimiento de la atención del espectador en ésta producción son las actuaciones, estas no defraudan pero no elevan los resultados.

 

 

Calificación: Regular (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.