Buenos Aires, 04 de diciembre de 2020

Buscador

 

 

"Drift"

 

 

Título: “Drift”. Titulo original: Idem. Alemania 2017,  hablada en alemán, con subtítulos en español. Fotografía y realización: Helena Wittman. Guión: Helena Wittmann, Theresa George. Producción: Fuenferfilm. Música: Nika Son. Diseño sonoro: Nika Breithaupt  Compaginación: Sin información. Intérpretes; Theresa George, Josefina Gill. Estreno en la Argentina; 08 de octubre de 2020. Género: Drama. Duración: 98 minutos, sin calificación. Disponible en Puentes de cine

 

 

 

En lo que respecta de una producción cinematográfica se supone que la chispa que daría vida al filme, la idea original, debería devenir en un guión que la respete en primer término y luego la desarrolle.

Tareas de las más complicadas en este arte, dentro de la variante del guión, es sabido que los diálogos son la variable más difícil de constituir satisfactoriamente, y  ´ste filme carece de ambas. Se podrán elucubrar miles de interpretaciones pero la realización  no muestra ninguna, en realidad se tiene la sensación de estar frente a un cúmulo de imágenes pegadas, algunas muy bellas pero sin sentido cierto. No hay historia, no hay relato.

Da la impresión que la directora y su amiga hayan grabado, filmado escenas e imágenes sólo por el hecho de poseer el elemento necesario para hacerlo, y después dijo ¨veamos como las ordenamos y editamos¨.

La síntesis argumental reza lo siguiente: ¨Dos mujeres pasan un fin de semana juntas cerca del mar. Una de ellas está a punto de regresar a  la Argentina y todo podría ser parte de una despedida  Es entonces cuando el mar lo toma todo. Un velero cruza el océano atlántico y nunca en una película el mar tuvo tanta fuerza como en esta propuesta: la tierra desaparece, una ola sigue a la otra, el cielo y el agua se funden, y dan paso a una vista que podría ser la de un planeta desconocido, un planeta acuático con sus propias reglas y ritmos. El mar toma completamente la narración y el sonido, y de lo que se trata es de dejarse llevar¨. 

Lo cual uno podría argumentar que es un filme alucinante, es real, cuando termina uno cree haber estado hipnotizado, despierta con el interrogante de ¿Paso algo?

Krzysztof Kieslowksi (1941/1996) director de la trilogía “Bleu”, “Blanc”, “Rouge” (1993/1994) decía que si tiene que explicar algo de la película es porque la misma no funciona.

Esta producción,   en  la que su mayor parte son planos fijos, con casi nulos movimientos de cámara, a punto tal que en los primeros 20 minutos hay uno sólo, un paneo ascendente de 30 centímetros  para mostrar nada, es exactamente lo contrario, fue necesario, supongo, que la directora explique que quiso contar para interpretar algo de lo sufrido, perdón, visto.

Luego, minutos después, hay un travelling paralelo, supongo que desde un auto, de varios minutos siguiendo a una de las actrices en bicicleta ¿economía de recursos? Mostrar que tomo la bicicleta y llega andando requiere entre 30/45 segundos, exagerando. Si a esto le agregamos que no hubiese cambiado nada si llegaba en helicóptero…….

Una amiga que le dice a la otra que le enviara fotos desde la Patagonia argentina, único dialogo que remite un poco a algo parecido a una situación. Corte y el mar, ella sola en una embarcación en medio del océano, no se ve a nadie más. Esta secuencia dura casi 30 minutos, en los cuales se produce la mayor cantidad de errores, el principal es el constante salto de eje, este tipo de error produce la idea de si el velero iba hacia el sur, está volviendo. Para hacer este tipo de rupturas y no producir extrañeza en el espectador hay que saber hacerlo, tomar elementos disponibles en la imagen para que pase desapercibido. Un muy buen ejemplo de esta técnica la encontramos en la escena en que despierta Robert De Niro y se encuentra observado por Jean Reno en ¨Ronin¨ (1998) de John Frankenheimer.

No sucede lo mismo aquí, la extrañeza se hace presente irremediablemente.

No hay en ningún momento algo que se parezca a una motivación de los personajes, algún conflicto para desarrollar, ¿nada? Las escenas dentro del velero tienen la misma estética y resultado no interpretación, claro, que las de adentro del avión en  ¨Los amantes pasajeros¨ (2013) de Pedro Almodovar, nada se mueve, no hay fluctuación alguna de nada dentro de una embarcación en medio del océano con sonido exterior de mar bravío. (too much).

De igual manera hay escenas que da lo mismo si están o no, como ejemplo: uno de los personajes escribiendo en una computadora, no vemos que escribe, en el plano se observa un vaso con un líquido parecido a un té, nunca sabremos que es, no lo ingiere, cierra la computadora y se va, supongo que luego de analizar el líquido  sacrificaron al caballo.

No se puede decir que sea esa moda de cine no narrativo, pues la directora explico de que va la historia, una despedida. La directora dice plantearse el interrogante sobre la vida, ¿Cuál es la finalidad de la existencia? Me parece o suena un poco pretenciosa.

Pienso en los filósofos del cine y me imagino a Ingmar Bergman, Akira Kurosawa, Andrei Tarkovsky, Stanley Kubrick entre otros revolcándose en sus tumbas.

No se que me resulta más molesto, si una producción con todos los elementos clásicos de la estructura narrativa del cine, pero muy mal empleados, como ejemplo las producciones de Netflix, o este tipo de audiovisual que se pretende ser algo que no es.

Si en el filme no aparece entonces todo queda supeditado a la interpretación del espectador. La realización  abre con un plano fijo de una habitación de un hotel en el que se puede ver una reproducción (no creo que sea el original) del cuadro ¨La paloma¨ de Pablo Picasso, no está  completo en la imagen, falta la cabeza de la paloma con el ramito de laurel en el pico y no se ve la firma del pintor. La imagen misma de la paz, así fue catalogado el cuadro.

Todavía me despierto durante las noches pensando en una interpretación del plano.

En síntesis, es nihilismo puro, con algunas bellas imágenes y aburrida en extremo, la traducción del título seria ¨A la deriva¨, lo único con algo de lógica.

 

 

Calificación: Mala (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.