Buenos Aires, 19 de octubre de 2020

Buscador

 

 

"El diablo a todas horas"

 

 

Título: “El diablo a todas horas”. Título original: “The  devil all the time”, USA 2020, hablada en inglés, con subtítulos en español.  Realización: Antonio Campos. Guión Antonio Campos, Paulo Campos, basado en la novela de  Donald Ray Pollock  Producción: Max Born, Jake Gyllenhaal, Riva Marker, Randall Poster. Fotografía: Lol Crawley Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans. Casting:Douglas Aibel- Diseño de producción: Craig Lathrop.  Dirección de arte:: James A. Gelarden. Diseño de vestuario:  Emma Potter Dirección de 2da unidad: David Dimer. Diseño y supervisión de edición de sonido:  Ruy García  Supervisión de efectos especiales: Ricky Pratt Supervisión de efectos visuales: .Djuna Wahlrab. Coordinación de dobles: Gary Ray Stearns Meghan Currier, Randall Poster Compaginación; Sofía Subercaseaux Intérpretes;   Robert Pattinson (Preston Teagardin), Tom Holland (Arvin Russell), Bill Skarsgård (Willard Russell), Haley Bennett (Charlotte Russell), Riley Keough (Sandy Henderson), Harry Melling (Roy Laferty), Sebastian Stan (Lee Bodecker), Mia Wasikowska (Helen Hatton), Eliza Scanlen (Lenora Laferty). Donald Ray  Pollock (Narradorm voz en off).  Estreno en la Argentina: 16 de septiembre de 2020, presentado por Netflix. Género  Drama,  Duración: 138 minutos, sin calificación. Disponible en la playaforma Netfñoix

 

 

 

Esta nueva producción de Netflix es una traslación de la novela homónima de Donald Ray Pollock, quien también cumple la función de narrador en el filme. El director Antonio Campos, con mayor continuidad como director de televisión, y se nota en los tiempos de estructura, junto a su hermano fue el encargado del guion cinematográfico.

Ya desde el comienzo de la película una voz en off nos detalla sobre que versara el relato, Dios y el diablo aparecen nombrados recurrentemente, sumado al título, el espectador sabe cuál será el recorrido de las varias anécdotas. Las mismas terminan conformando un cúmulo de historias entrelazadas abarcando en total 20 años, en principio la utilización constante de cortes temporales, tanto en forma de analepsis en función de constituir un posible origen, o sólo para presentar a los personajes, que termina generando más confusión que aclaraciones muchas veces innecesarias.

Sin establecer la ruptura del lenguaje cinematográfico que dice como regla que una analepsis cuando finaliza, debe retornar al punto de inicio de la misma, eso no sucede, no está mal por definición pero en éste caso deja muchos huecos en los enunciados.

Si bien el relato empieza en 1957 la historia comienza en 1945, durante la segunda guerra mundial, una experiencia traumática es vivida por Willard Russell (Bill Skarsgard), la misma que lo llevara por los senderos de la sumisión a Dios, lo que no quedara exento de crueldad y locura.

En ese espacio temporal es que el director nos presenta a los personajes principales de las historias que en el transcurso del tiempo terminaran por cruzarse, sin faltar la voz en off que empieza a ser no sólo redundante sino un poco molesta.

Willard y Carl Enderson (Jason Clarke) conocerán a sus sendas esposas en el mismo lugar de manera simultánea, Charlotte (Harley Bennet) y Sandy (Riley Keough), aunque no se constituirán como tales al mismo tiempo. Carl y Sandy congenian a primera vista, nunca tendrán hijos.

Willard se toma su tiempo, el mismo que el director utiliza para presentarnos a Emma (Kristin Griffith) su madre, quien al retorno de la guerra de su hijo le tiene acordado un matrimonio con Helen Hutton (Mia Wasikowska), quien queda totalmente seducida por el reverendo Roy Raferty (Harry Melling)., Quienes conformaran la última pareja.

Todo esto en los primeros 20 minutos de proyección, se cierran algunas y se abren otras, el relato tiene un salto de 8 años, nos encontramos con Alvin (Tom Holland) y Leonor (Eliza Scanlen) hijos de quienes conocimos en tiempos pasados. También aquí hace su aparición el reverendo Preston Teagardin (Robert Pattinson).

En su totalidad  el cuento está plagado de fanatismo religioso, locura y muerte, aplicando sobre la crueldad extrema, los personajes son exhibidos desde sus zonas oscuras, perversas, sin embargo todo se siente muy forzado. El problema es que no se toma su tiempo para la presentación de los mismos lo cual significa no profundizar en ellos, sino como método de justificar las acciones, pero a la inversa que en su presentación el accionar de los mismos se torna moroso y para que quede claro explicado desde la voz del narrador.

Posiblemente lo mejor del filme se encuentre en la dirección de arte, la fotografía y por ende las reconstrucciones de época, sin embargo el sostenimiento de la atención está basado en las actuaciones, no todas, por supuesto.

Se destaca Tom Holland, quien tiene mayor tiempo en pantalla, junto a Harley Bennet, Riley Keough, un escalón más abajo los siempre más que correctos Jason Clark y Mia Wasikowska, el resto conforma todo un seleccionado de actores, no muy conocidos posiblemente a nivel popular, pero con muy buenas performances, sólo desentona Robert Pattinson, quien el único cambio histriónico que presenta en relación a sus anteriores actuaciones se lo debe al peluquero de ésta producción.

En cuanto a los demás rubros, la música siempre puesta anticipando lo que deberá sentir el espectador, cuando no empática con la imagen, y el montaje en tanto tal es más que correcto cuando dejamos de verlo como netamente arbitrario, a punto tal que muchos personajes laterales, algunos importantes, que hacen a los relatos quedan sin definir ni cerrar, desaparecen.

Si bien la realización no termina de aburrir, cuando finaliza deja un sabor a nada increíble, tal que no dan ganas de recurrir a la fuente (la novela) y aclaro que no soy positivo, hablando del Covid 19 y el sabor a nada.

Mientras veía la película recordaba otra en que los personajes son todos muy oscuros, casi mostrados como fundacionales, ¨Los Imperdonables¨ (1992) de Clint Eastwood, pero es sabido que las comparaciones son odiosas y en éste caso además una falta de respeto.

 

 

Calificación: Regular (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.