Buenos Aires, 19 de octubre de 2020

Buscador

 

 

"Jesús"

 

 

Título: “Jesús”-. Titulo original: Idem, Chile 2017, hablada en español. Guión y realización: Fernando Guzzoni. Producción: Giancarlo Nasi Cañas, Jacques Bidou, Marianne Dumoulin, Konstantina Stavrianou Fotografía: Bárbara Alvarez.. Música: Sin información. Dirección de arte: Rodrigo Bazaes, Macarena Silva. Vestuario: Francisca Román. Sonido: Carlo Sánchez, Roberto Espinoza, Jean Guy Verán. Compaginación: Andrea Chignoli. Intérpretes: Alejandro Goic, Nicolás Durán, Gastón Salgado, Sebastián Ayala, Esteban González, Constanza Moreno. Estreno en la Argentina: 10 de julio de 2020, presentado por BF-Paris Distribution.  Género: Drama. Duración: 90 minutos, S/M.18 años. Disponible en iTunes, y Google.play

 

 

 

Es muy difícil realizar el análisis de un filme hablado en chileno sin subtitular, tuve la suerte que la copia a la que pude acceder estaba subtitulada en inglés. Claro que muchos espectadores no saben inglés como para seguirlo, tampoco en español pues es demasiada la gente que tampoco puede seguir el subtitulado en éste idioma. Anécdota mediante, hace unos largos meses fui testigo, en una premier realizada en Buenos Aires, de un filme de super-heroes y vi como adolescentes enojados se pararon y se fueron de la sala pues era subtitulada.

Esto explicaría porque producciones calificadas  para mayores de 13 años se estrenan dobladas al español.

Ahora bien, pudiendo dar cuenta de los diálogos se debería agradecer la imposibilidad de escucharlos, no sólo por lo intrascendentes, sino que de cada cuatro palabras tres son ¨conchetumadre¨, ¨wevon¨, ¨culiao¨. En contraposición la audición de los medios de comunicación dentro del filme se escucha a la perfección.

Volviendo y sorteando el inconveniente lingüístico, debo decir que el principio de la pretenciosidad del filme se da desde el título, dicha característica me hizo recordar la publicidad del licor argentino “Legui!”, en la que al final aparecían dos personajes preguntándose por qué en la etiqueta del mismo aparecían caballos.

Algo así sucede con esta producción, la razón del título se establece al final, termina de cerrar con lo presumido que es la realización.

Partiendo de un caso real, “Caso Zamudio” El ataque, tortura y homicidio de Daniel Zamudio, perpetuado por cuatro jóvenes la noche del 02 de marzo de 2012 en el Parque San Borja de Santiago El mismo resulto altamente mediatizado e inicio una modificación en las políticas públicas, finalizando con el establecimiento de la ley antidiscriminación. Lo que cambia aquí es el punto de vista, ya no se trata de mostrar a la víctima de la agresión sino radiografiar a los victimarios y su entorno.

Sin embargo la primera mitad de la película es la presentación tal cual un catálogo de los personajes centrales, haciendo hincapié en el personaje que le da nombre a ésta producción, pero con la salvedad que todo lo que hace, mayormente, es repetir información dada en los primeros minutos. Es así que durante esos interminables primeros 45 minutos nos van mostrando las acciones cotidianas de los cuatro amigos, una radiografía de la caída estrepitosa de las capacidades cognitivas de los humanos, para ello las primeras imágenes  lo dejan muy en claro, tomándose su tiempo para exhibir la conflictiva relación entre el adolescente y su padre.

La segunda mitad es peor aún, pues no aplica sobre cambios de conducta y motivación en los personajes sino que, sin modificación alguna, contradice todo lo anteriormente expuesto.

Tampoco ayuda demasiado la recurrencia a escenas de sexo explícito, de cualquier género, parecería ser la intención de mostrar la crudeza de la realidad que viven estos jóvenes, no es esa la razón, en realidad se huele disruptivo sin serlo dando por tierra una de las virtudes del arte cinematográfico que es la insinuación.

La estructura narrativa es extremadamente lineal, debería poder decirse progresiva pero sólo sucede en parte durante la segunda mitad, donde se establece el conflicto real que recae sobre el personaje del padre más que del hijo. Pero también en este salto que produce la narración  no es construida de forma verosímil, menos justificable.

La sola idea de imponer una estética de cámara en mano pone de manifiesto una intención, pero por el pulso nervioso en el manejo de la cámara, del camarógrafo nervioso o  con mal de Parkinson, o de la triada, con planos muy cerrados, como para generar empatía con los personajes, en situación que nunca termina por establecerse, ni lograrse.

Y si de problemas con la audición hablamos, no puedo dejar de lado el otro,  en tanto ¨tecnicismo¨, que surge, y es la necesidad de sostener la idea de cámara en mano por lo que el trabajo de fotografía se ve afectado por la inoperancia en tanto diseño de iluminación, por momentos no se ve nada en la pantalla, hasta podríamos agradecer que esto suceda, pero no es el caso.

Retornando al relato, el adolescente en cuestión, luego de esa noche de sexo, drogas, rockanrol, alcohol, violencia y muerte, recurre a su padre para que lo ayude de con el drama que él mismo se construyó. Hasta que lo hace todo es eterno en tanto la duración, para cerrar de la manera más inverosímil posible.

Hace algunos años se estrenó en la Argentina, el muy buen filme italiano ¨Nuestros hijos¨ (2014) de Ivanno de Matteo, que trabajaba un relato similar con el tema de la discriminación, pero estableciendo como el problema a resolver es la doble moral de la sociedad actual

Para el final quiero establecer que ni las actuaciones ayudan, si es que se pueden denominar de esa manera. A veces los actores pueden salvar del naufragio a un filme, en este caso no pues parecen haber sido elegidos por portación de rostro más que por cualidades histrionicas.

Digamos, aburrida, tediosa, mal actuada, mostrando a una generación perdida con padres desentendidos de la problemática de sus hijos,  para terminar por querer encaramarse en el podio a partir de las acciones del padre, de lo que actualmente se establece como discurso políticamente correcto. La producción  bien podría llamarse Héctor, el nombre del padre de Jesus. Demasiado jactancioso de sí mismo.

 

 

Calificación: Mala (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.