Buenos Aires, 25 de febrero de 2020

Buscador

 

 

"El buen mentiroso"

 

 

Título: ·”El buen mentiroso”  Título original: “The good liar”, USA 2019, hablada en inglés, con subtítulos en español. Realización: Bill Condon. Guión: Jeffrey Hatcher, basado en la novela de Nicholas Searle Producción: Bill Condon, Greg Yolen. Fotografía: Tobías A. Schliesler. Música: Carter Burwell.  Casting: Lucy Bevan. Diseño de producción: John  Stevenson. Supervisión de dirección de arte: Vieki Stevenson. Escenografía: Tamsin Clarke, Diseño de vestuario: Keith Madden. .Supervisión de edición de sonido: Lewis Goldstein, Supervisión de efectos visuales: Glen Pratt, Coordinación de dobles: Roy Taylor. Compaginación: Virginia Katzm Intérpretes: Helen Mirren (Betty McLeish), Ian McKellen (Roy Courtnay), Russell Tovey¡ (Stephen), Jim Carter (Vincent), Mark Lewis Jones (Bryn), Laurie Davidson (Hans Taub, 1948), Phil Dunster (Roy Courtnay, 1948), Lucian Msamati (Beni), Jóhannes Haukur Jóhannesson  (Vlad), Tunji Kasim (Michael), Spike White (Hans Taub, 1943), Estreno en la Argentina: 05 de diciembre de 2019, presentado por Warner Bros. Género: Drama- Duración: 109 minutos,  S/M:16 años

 

 

 

Difícil adivinar con qué saldrá Bill Condon cada vez que estrena una película. A “Soñadoras” (2006), “Dioses y monstruos” (1998, por la cual ganó el Oscar a mejor guión adaptado)  y “Mr. Holmes” (2015) se le oponen una larga lista de productos mediocres, empezando por las dos primeras entregas de la saga “Crepúsculo, Candyman 2” (1995) y todas las producciones de suspenso que dirigió en los ’90, cuando el género era lo más buscado en las bateas de los video clubs. Por supuesto incluimos en “el debe” la remake de “La Bella y la Bestia”, estrenada hace dos años, salvo que se piense que hay mérito en calcar cuadro por cuadro una película que hizo otro. Es decir, el recorrido por su filmografía indica que hay poco material como para salir en defensa del neoyorkino, y claramente el thriller de suspenso es el que peor le sale de manera tal que es un verdadero misterio tratar de entender por qué insiste.

Pero vamos a la introducción de “El buen mentiroso”. Ese momento mágico de éste género, tantas veces descripto y honrado por el maestro Alfred Hitchock y que sirve para enganchar al espectador, instalar el cuadro de situación y presentar al. o a los, personajes centrales de la trama.

El mismo momento que Bill Condon, en el caso de su nuevo opus, se encarga de malograr como hacía el “Mencho” Medina Bello en River Plate cuando le pegaba un fierrazo a la pelota y el público miraba azorado como ésta abandonaba el estadio para siempre. ¿Por qué? Porque en una escena simple, como la del comienzo, que debería haber instalado algo de intriga respecto de los dos protagonistas, el realizador no hace otra cosa que mostrar todas las cartas del mazo. Sin haber empezado el juego, ya sabremos cómo termina.

Roy (Ian McKellen) está conectado a internet a una de esas páginas de “solos y solas” en donde se pregunta y se responde en busca de alguna afinidad. Del otro lado del chat está Betty (Helen Mirren), también interesada en conseguir pareja, y si bien quedan en verse a tal hora y en tal lugar, el espectador atento sabrá algo que no debería y que signará su grado de aburrimiento, desde ese sexto minuto de proyección en adelante: ambos mienten. Así que si el relato está inclinado hacia uno de los dos, el que dará el giro es el otro. Adiós suspenso. Efectivamente, veremos que Roy es un viejito pícaro. ladrón de plan perfecto si se quiere, con puestas en escena al estilo de “Los Simuladores” (la gran serie de Damián Szifrón) pero para realizar estafas, y su próxima víctima es la buena de Betty que sino fuese por Helen Mirren su exceso de amabilidad sería sospechoso.

Pero esto no es todo. A medida que avanza el relato nos vamos dando cuenta que éste, como no podía ser de otra manera al revelar semejante obviedad, se encierra en su propia trampa. Son dos los guionistas y en algún punto se deben haber agarrado a piñas disputándose qué historia contar. En una esquina del ring estuvo Jaffrey Hatcher, en su segunda colaboración con Bill Condon  luego de “Mr. Holmes” y autor de varias películas de época y de impronta refinada como “La duquesa” (2008) o “Casanova” (2005). En la otra esquina está Nicholas Searle que antes de ésta película no escribió ni un telegrama. Uno de los dos (imposible pensar que fueron ambos) es responsable de haber escrito, dentro de esta misma trama, y con intención de explicar la motivación de toda la movida que se arma, otra película distinta que nos lleva a la época de la Segunda Guerra y que es peor que lo visto hasta ese momento.

Pese a la buena factura de puesta en escena en tanto, decorados, muebles, vestuario refinado, fotografía de clima de resignación, banda sonora acorde. y por supuesto dos excelsos intérpretes, el realizador jamás logra entablar siquiera un mínimo de intriga. Apenas si puede plasmar algo de empatía hacia sus dos criaturas, aunque luego la derribará por completo al someter a ambos a una de las peores, ridículas e inverosímiles, escenas de pelea jamás filmada. Nada más. Es cierto, hay un buen mentiroso en éste estreno: Estuvo todo el tiempo detrás de la cámara.

 

 

Calificación: Mala (Guillo Teg)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.