Buenos Aires, 17 de noviembre de 2019

Buscador

 

 

"Terminator: Destino oculto"

 

 

Título: “·Terminator: Destino oculto”. Título original:  “Terminator: Dark  fate”, China, USA 2019, hablada en inglés, con subtítulos en español, y copias dobladas al español.  Realización: Tim Miller. Guión: David S. Goyer, Justin Rhodes, Billy Ray, sobre una historia de  James Cameron, Charles H. Eglee, Josh Friedman, David S. Goyer, Justin Rhodes, a partir de  personajes creados por  James Cameron, Gale Anne Hurd. Producción: James Cameron,  David Ellison. Fotografía: Ken Seng. Música: Junkie XL. Casting: Mindy Marin, Lucinda Syson. Diseño de producción: Sonja Klaus. Supervisión de dirección de arte: Lucienne Suren, Supervisión de  escenografía; Mike  Britton. Diseño de vestuario: Ngila Dickson.  Dirección de 2da unidad: Philip J. Silvera. Diseño de sonido; Lee Gelmore, Derek Vanderhorst, Jack Whittaker Supervisión de edición de sonido: Craig Henigham, Supervisión de efectos especiales: Neil Corbould, Pau Costa. Aaron Cox, Stephen Hutchinson Supervisión de efectos visuales: Dan Akers, Eric  Barba,  Jamie  Hallett,  Michael S. Harbour, Maxi me Luère. Marco  Maldonado, Jake Maymudes, Glenn Melenhorst, David Seager, Alex Wang, Jeff Witte.Coordinación de dobles: Freddy Baucigues, Jayson Domenigo, Mike Massa. Compaginación:  Julian Clarke. Intérpretes;: Sin información sobre dobladores en copias al epañol; en inglés con subtítulos en español:  Linda Hamilton (Sarah Connor), Arnold Schwarzenegger (T-800 / Carl), Mackenzie Davis (Grace), Natalia Reyes (Dani Ramos), Diego Boneta (Diego Ramos), Ferran Fernández (Flacco),Tristán Ulloa (Felipe Gandal),Tom Hopper (William Hadrell),  Gabriel Luna (Gabriel / Rev-9), Enrique Arce (Vicente),Manuel Pacific (Mateo).. Estreno en la Argentina: 31 de octubre de 2019, presentado por  20th Century Fox. Duración: 128 minutos, S/M 13 años, con reservas.

 

 

 

El retorno de la perfecta maquina asesina, (no hablo de tiburón), producía previo a su realización temor, incertidumbre, hasta deseos de verla.

El regreso de una de las heroínas más eficaces y mejor construidas en la historia del cine provocaba sensaciones similares, ver que fue de Sarah Connor, o que fue de la mismísima Linda Hamilton. En este sentido ambas cumplen satisfactoriamente, la actriz sigue siendo bella, ella y su personaje envejecieron bien.

El otro punto que llamaba a la espera, sin demasiadas esperanzas, era develar el paso del tiempo en el Cyborg asesino y en este punto la evolución del actor no va de la mano con su personaje. El primero se toma en broma a sí mismo, eficientemente, mientras su personaje es una pobre caricatura de lo que fue o pudo haber sido. Sin justificación narrativa sigue siendo metálico, pero ya no es un autómata con respuestas codificadas, ahora siente, piensa, planea, es un abuelo común y corriente desde lo visible, sólo le falta llorar, claro que en la segunda película de la saga, el Terminator declara que es algo que nunca podrá hacer.

Dicho esto como introducción, pues no se sabe a ciencia cierta que implanta esta nueva entrega, si una secuela de la nombrada “Terminator 2” (1991) o el inicio de una nueva historia como la creación de un universo ya instalado con otro relato. Elementos que se repiten hasta el hartazgo y otros nuevos que apuntan lo que en Hollywood suponen que resignifica lo políticamente correcto. Pero también en este rubro queda en deuda.

La historia se centra en Sarah Connor (Linda Hamilton) quien junto a Grace (Mackenzie Davis), una mujer mejorada cibernéticamente enviada desde el futuro, se hacen cargo de  proteger a Dani Ramos (Natalia Reyes), la nueva líder de la resistencia contra las maquinas, una joven de evidente origen mejicano, la persigue un nuevo terminator (Gabiel Luna) Rev-9, enviado desde el mismo nuevo futuro al igual que Grace, por supuesto, y no podía ser de otra manera, con claros rasgos latinos.

Pero para ello deberán recurrir a la ayuda de un reconocido desconocido, el terminator original (Arnold Schwarzenegger), a quien, discurso mediante, Sarah quiere destruir como objetivo primordial.

Ergo la latina será lo que tenga que ser, pero sólo será si la ayudan los caucásicos, obvio.

Todo esto envuelto en una catarata de escenas de acción, en las que los efectos especiales son la vedette, claro que muy bien resueltas, pero que en realidad nada agregan, no hay sorpresas ni suspenso, sólo algunas nuevas cualidades del terminator. El guión literario parece una mera copiar y pegar de las dos primeras, haciendo más referencia a la segunda.

Esta nueva entrega también produce el retorno de James Cameron, pero sólo en la producción, ni en el guión a cargo de David S. Goyer,  Justin Rhodes y Billy Ray, mientras la dirección la dejo en manos de Tim Miller, el director de “Deadpool” (2016), como dato referencial.

Un filme de estructura clásica, con desarrollo lineal, sin demasiadas sorpresas, previsible, y que en realidad termina por extirparle el alma que dio origen al personaje, hasta por momentos parece una burla sobre la que intenta sustentar.

El grave problema es que al finalizar uno sigue a la expectativa de sentir temor por una continuación de este nuevo universo instalado sin estructura propia. o incertidumbre si quiere.

Que esta producción está bastante por encima en tanto realización que sus tres anteriores, temporalmente hablando, no es un parámetro de bondad, no la salva ni las buenas actuaciones.

 

 

Calificación: Regular (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.