Buenos Aires, 19 de octubre de 2019

Buscador

 

 

"El Jilguero"

 

 

Título: “El jilguero”. Título original  “The goldfinch”, USA 2019, hablada en inglés, ucraniano, alemán, francés, con subtítulos en español, y copias dobladas al español.  Realización: John Crowley. Guión: Peter Straughan, basado en una novela de  Donna Tart. Producción: Nina Jacobson, Brad Simpson Fotografía: Roger Deakins. Música: Trevor Gureckis. Supervisión musical: Susan Jacobs.  Casting: Ellen Chenoweth. Diseño de producción: K.K.Barrett. Supervisión de dirección de arte: Deborah Jensen. Escenografía: Rena DeAngelo, Jaap Hoek. Diseño de vestuario: Kasia Walicka-Maimone.  Diseño de sonido: Lawrence Zipf. Supertvisión de edición de sonido: Paul Urmson, Supervisión de efectos visuales: Douglas Purver, Aaron Raff, Lesley Robson-Foster, Steve J. Sanchez. Coordinación de dobles: Stephen A. Pope  Compaginación: Kelley Dixon. Intérpretes: Sin información sobre dobladores en coopias al español;; en inglés, con subtítulos en español:  Oakes Fegley (Theo Decker, joven), Ansel Elgort (Theo Decker, adulto), Nicole Kidman (Mrs. Barbour), Jeffrey Wright (Hobie), Luke Wilson (Larry), Sarah Paulson (Xandra), Willa Fitzgerald (Kitsey Barbour, adulto), Aneurin Barnard (Boris, adulto), Finn Wolfhard (Boris, joven),. Estreno en la Argentina: 19 de septiembre de 2019, presentado por Warner Bros.  Gñénero: Drama. Duración: 149 minutos, S/;M.16 años.

 

 

 

La traslación al cine de la novela de Donna Tartt, “The Goldfinch”, ganadora del premio Pulitzer, termina por ser una gran decepción, no sólo por la expectativa que despierta su origen sino por el producto audiovisual en si mismo.

El relato se centra en la vida de  Theo Decker (Ansel Elgort), un niño que sobrevive a un ataque terrorista en el museo de Nueva York, en el que fallece su madre.

El filme padece de la inoperancia a la hora de construir la historia, su diseño de montaje con analepsis mal configuradas y redundantes, idas y vueltas al pasado y el presente, que el relato no necesitaría, termina más por aburrir que despistar al espectador en sus más que largos 149 minutos.

El joven Decker termina viviendo con la familia Barbour, estableciendo una muy buena relación con Mrs. Barbour (Nicole Kidman), la madre de su amigo, en el transcurso de esa temporada que vive allí conoce a Hobie (Jeffrey Wright), el dueño de una casa de antigüedades, con quien establece una conexión, la única que se instituye de manera eficiente.

Hasta que lo van a buscar  Larry Decker (Luke Wilson) el padre biológico, y Xandra (Sarah Paulson) la novia, un actor caído en desgracia que pasa sus horas entre el alcohol o el juego, o ambos simultáneamente, y una modelo que en realidad trabaja en otras actividades.

Con ellos se traslada hasta Las Vegas, allí conocerá a Boris (Finn Wolfhard, y Aneurin Barnard, según joven o adulto), el hijo de un mafioso de origen ruso.

Todo este viaje en su vida está determinado por un objeto que el personaje resguarda, desde el mismo atentado y a lo largo de los años, secreto que lo desvela, hasta es el objeto que lo constituye en la culpa que le pesa, utilizado como amuleto, (desconocido por el público) en el desarrollo del duelo por la perdida,  el mismo se develará sobre el final y cuando eso sucede la decepción, que ya era mucha, termina por enterrar todo en el fango.

Sumado a que las subtramas presentadas no son desarrollas, menos definidas, no por eso ausentes de previsibilidad, transitando por cruces de géneros, todo  muy pretencioso, pero fallidos por ser presentados de manera desordenada,  lo que ayuda a la confusión general, pues no se sabe a esta altura si de los espectadores o de los responsables de la traslación de la novela al cine.

“El jilguero” termina por ser muchas cosas y ninguna simultáneamente, es un romance malintencionado, un cuento de trampas y ilusorias apariencias. En medio de todo esto hasta intenta presentarse como una profunda deliberación de cómo se constituyen los traumas infantiles, desentrañar la perverso del mundo del arte, sazonándolo con nuestro terrorismo cotidiano, sumado a una vertiente policial que nunca termina por establecerse.

Si algo está a salvo de toda esta debacle es la dirección de arte, la recreación temporal, la escenografía, el vestuario, hasta la fotografía de muy buena factura, pero ni siquiera las actuaciones con sus importantes nombres la pueden rescatar.

En definitiva, un desencanto que aburre desde el principio.

 

 

Calificación: Mala (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.