Buenos Aires, 19 de octubre de 2019

Buscador

 

 

"Presidente bajo fuego"

 

 

Título: “Presidente bajo fuego”. Titulo original: “Angel has fallen·” USA 2019, hablada en inglés, con  subtítulos en español y copias dobladas al español. Realización: Rie Roman Waug. Guión: Robert Mark Kamen, Matt Cook, Ric Roman Waugh, sobre una historia de Creighton Rothenberger, Katrin Benedikt, basada en personajes  creados por ambos.- Producción: Gerard Butler, Mark Gill, Matt O'Toole, Matthew O'Toole, Alan Siegel, John Thompson, Les Weldon. Fotografía: Jules O’Longhlin. Música: David Buckley. Supervisión musical: Selena Arizanovic. Casting: Daniel Hubbard. Diseño de producción: Russell De Rozario. Supervisión de dirección de arte: Tim Blake, Ivan Ranghelov. Escenografía: Kimberley McBeath. Diseño de vestuario: Stephanie Collie. Dirección de 2da unidad: Kumyana Popova.  Diseño de sonido:  Peter Hanson, Steve Wheyman. Supervisión de edición de sonido: Dominic Gibbs,  Supervisión  de efectos  especiales: Terry Glass. Adam Howarth, Ivo Jivkov, Zarko Karatanchev. Supervisión de efectos visuales: Marc Massicotte, N ick Peshumofi,, George Zwier, Coordinación de dobles: Greg Powell, Galina Stamenkova, James Grogan Compaginación: Gabriel Fleming. Intérpretes: Sin información sobre dobladores en copias al español; En inglés, con subtítulos en español: Gerard Butler (Mike Banning), Frederick Schmidt (Travis Cole), Danny Huston (Wade Jennings), Rocci Williams (Bruno), Piper Perabo (Leah Banning), Morgan Freeman (President Trumbull),  Nick Nolte (Clay Banning), Michael Landes (Sam Wilcox), Mark Arnold (James Haskell), Kerry Shale (Paul Sebring), Estreno en la Argentina: 12 de septiembre de 2019, presentado por Energía Cine. Género: Drama. Duración: 121 minutos, S/M.13 años.

 

 

 

Uno sabe perfectamente que es lo que se puede esperar cuando decide ver una película de estas características, de hecho ésta es la tercera entrega del mismo personaje, el paso del tiempo hace que haya cambiado el presidente.

Es por eso que nada se puede decir de construcción de un verosímil, pues ya sabemos que el orden de lo ridículo e increíble es lo que manda. Ya aceptado.

Lo que sí se puede esperar es que al menos por respeto al público no todo sea tan previsible, o al menos que los malos tarden un poco en ser descubiertos, en este caso antes de empezar el relato ya sabemos quién es exactamente pues la primera secuencia lo habilita.

Sólo esta para darle una pizca de coherencia, pero se devela instantáneamente, no sólo por el final de esa presentación sino por los diálogos que además lo anticipan todo.

Luego nos pone de lleno en la trama principal, que de original tiene nada, tras un ataque sorpresa con drones el agente Mike Banning (Gerard Butler) es acusado de un intento de asesinato del presidente Trumbull (Morgan Freeman).

Perseguido por su propia agencia y por el FBI, nuestro héroe inicia una carrera  contrarreloj en la que ha de develar al auténtico grupo terrorista que ha puesto su mirada sobre el presidente.

De hecho una trama similar, también involucrando al presidente, se vio en el filme “El Centinela” (2006), dirigida por Clark Johnson e interpretada por Michael Douglas, quien es el encargado de la seguridad del presidente, acusado de traición, con un adicional, era el amante de la primera dama, nada menos que Kim Basinger. Algo de culpa tiene, pero quién lo podría imputar….

El nombrar al director viene a cuenta que ambos directores son técnicos que saben de cómo relatar lo que les dan, sobre todo en el cine de acción, pero lo impersonal se hace presente en cada fotograma.

De estructura clásica, desarrollo lineal, montaje alterno, tal cual demanda el género, con buenos efectos especiales, fundamentalmente en las escenas de acción, peleas, explosiones, corridas.

La dirección de fotografía puesta al servicio de la imagen y un diseño de sonido acorde a lo retratado, todo esto puesto de acuerdo al manual,  lo cual impide que uno se aburra o se duerma.

Queda claro que Gerard Butler ha dado muestra de su credibilidad en la actuación y en la personificación de éste agente, sólo que ya se le empiezan a notar las arrugas en el rostro, la presencia siempre efectiva de Morgan Freeman queda relegada a muy pocos minutos a lo largo de la más de dos horas que dura la proyección..

No se le pida otra cosa, si va en busca de algún tipo de drama de la vida cotidiana se equivocó en la elección, tampoco diálogos interesantes, ni demasiados inteligentes, ni chispeantes que muevan a una sonrisa.

Ese es el mayor problema de ésta producción, da la sensación de absoluta desidia por parte de sus hacedores, mucha acción, poco esfuerzo en la escritura de un guión que se muestra muy pobre, donde todo gira en colocar excusas para desplegar las escenas de violencia, por momentos glamorosa, excitante, pero  pocas gracias a Dios,

Si existe algo que saque de la mediana general que presenta toda la producción, pasa por la intención de reconstruir algo más del personaje principal recurriendo al pasado, pero en el presente su encuentro con Clay Banning (Nik Nolte), su padre, quien lo ha abandonado cuando niño, ahora personificando a un renegado de la sociedad.

Es tan buena la interpretación del veterano actor, que si bien no produce ningún giro narrativo, ante la primera escena en la que aparece se espera otra y otra más. De hecho. después de los créditos aparece en una escena de cierre, espérela.

 

 

Calificación: Regular (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.