Buenos Aires, 18 de agosto de 2019

Buscador

 

 

Destacado

"Dogman"

 

 

 

Excelente mirada sobre víctimas y victimarios

 

 

Título: “Dogman”. Título original: Idem, Italia, Francia 2018, hablada en italiano, con subtítulos en español. Realización: Matteo Garrone. Guión: Ugo Chiti, Matteo Garrone, Massimo Gaudioso, sobre una historia de la cual  son autores.  Producción: Paolo Del Brocco, Matteo Garrone, Jean Labadie, Jeremy Thomas. Fotografía: Nicolai Brüel. Música: Michele Braga. Casting: Francesco Vedovati. Diseño de producción: Dimitri Capuani.  Dirección de arte: Massimo Pauletto. Escenografía: Giovanna Cirianni. Diseño de vestuario: Massimo Cantini Parrini. Diseño de  sonido: Mirko Perri. Sonido; Mariccetta Lombardo. Supervisión de efectos visuales: Rodolfo Migliari. Coordinación de dobles: Alessandro Borgese. Compaginación: Marco Spoletini. Intérpretes: Marcello Fonte (Marcello), Edoardo Pesce (Simoncino), Nunzia Schiano (Madre Simoncino) Adamo Dionisi (Franco), Alida Baldari Calabria (Alida), Laura Pizzirani (Madre Alida), Giancarlo Porcacchia (Gasparone), Mirko Frezza (Pusher), Estreno en la Argentina: 01 de agosto de 2019, presentado por Impacto Cine. Género: Drama.  Duración: 103 minutos, -

 

 

 

“Dogman” de Matteo Garrone (“El taxidermista”, 2002, “Primer amor”, 2003, “Gomorra”, 2008”, “Reality”, 2012) es un filme realizado en una pequeña  ciudad costera,  cercana a Nápoles, en la provincia de Caserta, Castel Volturno. En esa ciudad en los años ‘80 se proyectó un centro turístico en el que se concentraban las ambiciones  de especuladores  inescrupulosos, de los que no eran ajenos los políticos.

Entre los programas para ese espacio floreció el de la  creación de rascacielos frente al mar, como el paseo marítimo  “Villagio Coppola”, flanqueado por edificios cayendo a pedazos,   con  una plaza arenosa en la cual se puede ver el abandono de lo que parece haber sido un parque de diversiones que incluye un columpio y un paseo adornado con un dragón, un emblema orgulloso de días mejores. Ese  universo abandonado  de centros comerciales y caminos que no llevaban a ninguna parte, que integraban  ese folklore exhibicionista que caracterizó a los ‘80, fue la escenografía ideal para el filme  de Matteo Garrone.

Castel Volturno en la actualidad es una pequeña y apocalíptica ciudad abandonada, sin alcanzar el estatus de villa miseria, en la cual sus habitantes, clase media baja,  subliman amargura y desesperanza. Matteo Garrone, en “Dogman”, cataloga la vida de hombres que parecen no haberse recuperado por completo, pero ¿de qué?: de la guerra, economía, mafia, drogas,  gobierno. 

Esa pregunta subsiste cada vez que la cámara se mantiene en el escenario principal de la historia y también como un cierto homenaje al cine neorrealista. La visión Garrone sobre la Italia actual se instala en una atmosfera  parecida  a la época de la Italia devastada por la guerra y luego su reconstrucción que fue, excelentemente, fotografiada y representada  por el cine de Luchino Visconti,  Roberto Rossellini, Vitorio De Sica, Giuseppe De Santis, etc. La Italia actual, como gran parte de Europa y del mundo, vive (por las crisis económicas, y los malos manejos políticos)  realidades similares a las de las décadas del ‘40 y ‘50.

“Dogman”  está basada libremente en un hecho real que tuvo  gran repercusión mediática y fue conocido como: “il canaro della Magliana”, un asesinato que ocurrió  en la periferia de Roma en 1988, en el que estuvieron implicados un ex boxeador, Ricci,  y un cuidador de perros, De Negri (alias “Canaro”).

El filme de Garrone es una  alegoría  entre animales y hombres. Se centra en la historia de  Marcello (Marcello Fonte: “Concorrenza sleale” , 2001, de Ettore Scola, “Gangs of New York” , 2002), de Martin Scorsese),  quien ganó el premio del Festival de Cannes al mejor actor y el Premio del Cine Europeo al mejor actor europeo, y su peor pesadilla: Simone.

Marcello es  un hombre que se gana la vida dedicado a la belleza de perros, les corta el pelo, los acicala, los pasea, y alguna vez gana un concurso canino,  pero a la vez le agrega un extra a su magra economía vendiendo droga.  Pero además  pasa  parte de su vida soñando con llevar a su hija Alida (Alida Baldari Calabria, “Guarda in alto”,  de Fulvio Risuelo, 2017), que es como un oasis para él,  a bucear en las aguas azul baraja del Mediterráneo, u otro mar más lejano.

La actuación de Marcello Fonte es excelente. Su físico sin lugar a dudas le ayuda a interpretar ese rol, sin tener la necesidad de exagerar demasiado. Ese aspecto aparentemente débil y esos ojos lánguidos permiten que el espectador sienta lástima por  su personaje y rabia con Simone.

El ex púgil  Simone (Edoardo Pesce) es su sombra negra, y como todo ser violento encuentra en Marcello la víctima propiciatoria a sus tropelías. Porque como decía  León Tolstoi: “La violencia  consiste en gente forzando a otra gente, bajo  la amenaza de sufrimiento o violencia,  para que hagan cosas que  no quieren hacer.”

El personaje de Simone es el un tipo tosco, violento y déspota, sin escrúpulos, muy bien interpretado por Edoardo  Pesce (“Se Dio vuole”- “Si Dios quiere”, de Edoardo Falcone,2015), ganó el David di Donatello como mejor actor de reparto y el Nastro d'argento al mejor actor, empatando con el protagonista Marcello Fonte.

Si bien el filme  pretende hacer una reflexión sobre la amistad desde distintos niveles, y especialmente sobe esa extraña pareja que conforman Marcello y Simone, es más bien la mirada del otro lo que importa. Y el deseo de ser aceptado por la manada, los  supuestos amigos de Marcello, con los que  va a la “trattoria” a comer sus “spaguettis” o jugar a la noche a la pelota.

 

 

Calificación: Muy buena (Beatriz Iacoviello)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.