Buenos Aires, 18 de agosto de 2019

Buscador

 

 

Destacado

"John Wick 3, Parabellum"

 

 

 

Festival de fuego, sangre y muerte. extravagante y visualmente bella

 

 

Título: “John Wick parabellum”. Titulo original: “John Wick chapter 3: –Parabellum”, USA 2019, hablada en inglés,, japonés, italiano, con subtítulos en español, y copias dobladas al, español. Realización: Chad Stahelski. Guión: Derek Kolstad, Shay Hatten, Chris Collins, Marc Abrams, sobre una historia de Derek Kolstad, y prtsonajes crados por Derek Kolstad. Producción: Basil Iwanyk, Erica Lee. Fotogrtafía: Dan Laustsen. Música: Tyler Bates, Joel J. Richard. Supervisión muisical; Kevin J. Edelman. Casting: Salah Benchegra, Marisol Roncali, Mary Vernieu. Diseño de producción: Kevin Kavanaugh. Supervisión de dirección de arte: Ian Bailie, Chris Shriover. Escenografía: Letizia Santucci, David Schlesinge. Diseño de vestuarrio: Luca Mosca. Diseño de sonido: Luke Gibleon, Martyn Zub. Supervisión de efectos especiales: Mark R. Byers, Stefano Corridori, Steven Kirshoff. Supervisiòn de efectos visuales: Ray Giarratana, Christian Irles, Sid Jayakar, RobertNederhorst, Kevin Sellers. Coordinación de dobles: Scott Rogers, Jon Valera, Jerénie Vigel. Compaginación: Evan Schift. Intérpretes: Sin información sobre dobladores en  vopias al español, en inglés, con subtitulos:  Keanu Reeves (John Wick) Halle Berry (Sofia), Ian McShane (Winston), Laurence Fishburne (Bowery King), Mark Dacascos (Zero), Lance Reddick (Charon), Tobias Segal (Earl),  Jerome Flynn (Berrada), Robin Lord Taylor (Administrator), Asia Kate Dillon (Adjudicador)- Estreno en la Argentina: 23 de mayo de 2019, presentado por bf Distribution. Género; Drama. Duración: 130 minutos, S/M16 años, con reservas.

 

 

 

Chad Stahelski, en “John Wick 3: Parabellum”, regresa  con más humor y con  el legendario asesino, Keanu Keeves, que inspira tanto admiración y respeto, como temor  y odio, entre las mafias más despiadadas. La acción comienza casi en el mismo instante en que finalizó el anterior film.  Wick corriendo por el centro de Manhattan, para llegar a su refugio seguro, el Hotel Continental dirigido por Winston (Ian McShane), antes de las seis de la tarde. Éste anticipará el ballet de cuchillos, navajas y todo tipo de armas en danza cuando sostiene  “Si vis pacem, para bellum” - "Si quieres la paz, prepárate para la guerra". Ante esto es posible  decir que nadie se prepara para la guerra como lo hace John Wick.

Sobre su cabeza se agita un contrato abierto que se denomina “excomunicado - excomulgado”, cuya recompensa es de 14.000 de  dólares, pero que aumenta a medida que pasan los días.  En su carrera contra reloj Wick debe desplazarse bajo una intensa lluvia por espacios poco convencionales: tienda de antigüedades que posee en su trastienda una colección de armas de  todo tipo, entre antiguas y modernas; interdependencias  de restaurantes, y un submundo nada placentero.

Antes de partir para Marruecos deberá pasar, por la Biblioteca Pública de New York,  en busca del libro  de cuentos folclóricos rusos de Alexander Afanásiev, especialista en un personaje mitológico llamado Baba Yaga (La Bruja, apodo que posee John Wick), en cuyo interior encuentra un rosario, una moneda y un camafeo, junto a la foto de su esposa Helen, de gran utilidad para salvar su vida.

Allí deberá pelear con un gigantón, para más tarde escapar y toparse con una banda de forajidos Yakuza, y de mafiosos italianos de los que escapa  galopando sobre un caballo haciendo piruetas y acrobacias por las resbaladizas calles de New York (una de las mejores escenas del film), en una mezcla de Travis Bickle (“Taxi Driver”, Martín Scorsese, 1976) y Roy Rogers montado en su caballo Tigger.

Luego ingresará buscando amparo en el United Palace de la calle 175, convertido en “Teatro Tarkovsky”,  cuyo letrero anuncia la obra de teatro “Los dos Lobos”  (una leyenda  Cherokee sobre la lucha entre el bien el mal dentro de sí mismo) donde entrenan los mafiosos rusos sin distinción de sexo, especialmente jóvenes, entre ensayos del Pas de Deux  “El Príncipe y el hada del azúcar” del “Cascanueces” de  Tchaikovsky.

Ese espacio está dirigido por un hierático personaje  interpretado  por Anjelica Huston, cuyo modo de hablar fue trabajado al extremo de haber perdido su acento neoyorquino  para acercarlo al de María Ouspenskaya  (“El puente de Waterloo”,  Mervyn LeRoy, 1940). 

De allí pasará a Erfoud (“Casablanca” en la propuesta) un oasis en medio del desierto en donde lo espera, Sofía (Hally Berry)  con sus dos perros Malinois bien entrenados, cuyo entusiasta ataque a los genitales de Berrada (Jerome Flynn), el jefe de la banda marroquí, roba cámara  en una de las escenas.

Después de vencer al ejército de Berreda, John Wick se pierde  en el Sáhara, cuyo paisaje marciano deslumbra  tanto de noche como de día. Allí, ya casi muerto,  es recogido por un bereber y llevado frente al Administrador de la “Orden Suprema” (Robin Lord Taylor), quien le autoriza a regresar a New York luego de cortarse el dedo pulgar. Previo baño y cambio de ropa. Mitad del film se aferra a su camisa manchada de sangre, y en la otra luce impecable con su traje o uniforme negro, incluyendo la corbata.

Uno de los personajes introducidos en esta nueva entrega es el “Adjudicador” interpretado por la gélida no-binaria Asia Kate Dillón (“Billons”, 2016-19, “Orange Is the New Black”, TV series), que explica la letra pequeña de la “Orden Suprema”. Su postura es implacable,  y le da a ese mundo barroco  posmoderno cierto toque de distinción.

Mientras el monosilábico Wick se tambalea  de ida y vuelta  a través de las húmedas calles de neón de Time Square,  o en la Estación Central, asediado donde quiera   por malvivientes de toda índole desde mendigos, taxistas, rusos,  y una corte multirracial de orientales, su amigo Bowery King, (Lauence Fishburne) el rey de los mendigos, es cortageado y maltratado por el Adjudicador y su socio japonés el implacable Zero (Mark Dacascos).

El mundo de John Wick, es un universo bizarro  creado por el guionista Derek Kolstad para la primera entrega de Johm Wick y que fue mejorando en las sucesivas.  Está plagado de idiomas extranjeros,  reglas, códigos de conducta, jerarquías masónicas o religiosas escritas en un Wickverse extremadamente creativo y detallado. Ese caos multirracial y multicultural se parece un poco al reino de la farsa, humor  y locura  de  los cartoons  de Tex Avery (Bugs Bunny, Pato Lucas, Porky Pig, Droopy).

En ese universo malabarístico  y marcial  las series de secuencias de lucha son mucho más sofisticadas y elaboradas e increíblemente coreografiadas, mezcladas con escenas absurdas que recuerdan a filmes de clase B. Todo se debe al director Chad Stahelski (un experto en artes marciales que fue doble de Keanu Keeves  en la serie de “Matrix”), que apostó a la multiplicación de efectos.

En “John Wick 3: Parabellum”,  la luz utilizada por el director de cámara  Dan Laustsen ("The shape of water" –“La forma del agua”-, Guillermo del Toro,2017, "Crimson peak" –“La  cumbre escarlata”-, Guillermo del Toro, 2015),  es de gran importancia ya que varió de los colores cálidos de la primera y segunda entrega a los  claroscuros de azules y violetas, fríos,  de ésta. Una cambiante paleta de colores que llega hasta el ingenioso juego de vidrios reflectantes, sin olvidar las lúgubres lluvias casi constantes que recuerdan a “Blade runner” (Ridley Scott, 1982)

La utilización de la profundidad de campo es primordial en este filme donde lo importante puede ocurrir en cualquier espacio del encuadre y pasa de un punto a otro en un ágil juego acrobático. El tratamiento del sonido también es excelentemente cuidado. y los diálogos no son demasiado relevantes,  están para ambientar  y orientar al espectador hacia una acción.

Donde mayor exposición posee esa profundidad de campo, que fue  crescendo, es en la escena de la habitación de vidrio, con vitrinas exhibiendo calaveras de cristal, o trajes de samuráis con todos sus ornamentos,  un mundo a lo Jacques Tati en “Playtime” (1967),  donde las paredes transparentes causan malentendidos lúdicos.

La banda sonora se compone de zumbidos, crujidos de puertas o muebles, platos o cubiertos, el murmullo del tráfico, y la música de Vivaldi (“Verano”, de “Las cuatro estaciones”) que escucha Winston en su oficina se torna extradiegética al intercalar su melodía  con los vidrios rotos y los golpes  para acentuar la tensión y el dramatismo de esa situación.

“John Wick 3: Parabellum”,  se mueve en dos espacios: el de la intimidad y soledad de un personaje  trágico, perseguido y apaleado,  y el espacio del mundo exterior que no lo deja respirar. Cuando se profundiza la gran soledad del hombre, las dos inmensidades se tocan, se confunden. En el reino de las imágenes esa coexistencia  proporciona  al filme un valor de entrenamiento visual  inédito.

 

 

Calificación: Muy buena (Beatriz Iacoviello)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.