Buenos Aires, 18 de agosto de 2019

Buscador

 

 

"Cementerio de animales"

 

 

Título: “Cementerio de animales. Titulo original: “Pet sematary”, USA 2019, hablada en inglés, con subtítulos en español, y copias dobladas al español. Realización: Kevin Kölsch y Dennis Widmyer. Guión: Matt Greenberg y Jeff Buhler, sobre la novela de Stephen King. Producción: Lorenzo di Bonaventura, Steven Schneider y Mark Vahradian.  Fotografía: Ben Davis. Música: Christopher Young. Compaginación: Chris Lebenzon Casting: Deborah Maxwell Dion y Susie Figgis. Diseño de producción: Rick Heinrichs. Supervisión de dirección de arte: Chris Lowe. Escenografía: Cosmo Sarson. Diseño de vestuario: Colleen Atwood. Dirección de 2da unidad: Sam Barry-Parker. Diseño de sonido: James Boyle. Supervisión de edición de sonido: James Boyle. Supervisión de efectos especiales: David  Sudick. Supervisión de efectos visuales: Hayley J. Williams. Supervisión de animación:  Catherine Mullan. Intérpretes en inglés, con subtítulos en español: Jason Clarke(Louis), Amy Seimetz (Rachel), John Lithgow (Jud), Jeté Laurence       (Ellie), Hugo Lavoie (Gage), Obssa Ahmed (Victor Pascow), Estreno en la Argentina: 28 de marzo de 2019, presentado por Disney Pictures, en 2 y 3 D. Género: Drama / Aventuras. Duración: 112 minutos, S/M. 13 años

 

 

 

 

Una familia integrada por el Dr Louis Creed (Jason Clarke), mamá Rachel (Amy Seimetz) la niña Ellie (Jeté Laurence) y el hermano menor Gage (Hugo Lavoie) y su gato Church se mudan a una casa en una zona rural al borde de una ruta sin señalizar por la cual pasan camiones a toda velocidad todo el tiempo. El nuevo hogar es un terreno enorme cuyo extenso patio trasero da a un pequeño y antiguo cementerio de animales. Más allá del mismo, atravesando una enorme valla de ramas y árboles, hay otro lugar misterioso, peligroso y poco recomendable. La premonición de lo inevitable comienza cuando en su primer día en el colegio Louis debe atender a Victor Pascow (Obssa Ahmed) (un chico con medio cerebro a la vista que justamente fue atropellado en la ruta). Ya fantasma, Pascow irá advirtiéndole al Dr que no debe ir a enterrar nada en ese lugar que mencionábamos antes. Algo parecido dice Jud (John Litgow) y sin embargo van a enterrar al gato allí cuando este también es arrollado. Church vuelve medio putrefacto y maullador, pero claro, ya no es el mismo. ES una versión malograda de la mascota y bastante diabólica. De ahí en adelante se desencadenarán otros hechos peores.

Cementerio de animales, el libro y sus adaptaciones, hablan claramente del miedo a la muerte, de la culpa que provoca y de la imposibilidad de lidiar con el dolor cuando la parca se lleva a seres queridos. Lo hacía a fuerza de construir un vínculo muy fuerte de amor familiar para luego poder ir destruyéndolo lenta e inevitablemente. Son odiosas las comparaciones, aunque tampoco se pueden evadir. Pero centrémonos sólo en este estreno por ahora.

La dirección de Kevin Kölsch y Dennis Widmyer con guión escrito por ellos mismos tiene unos muy buenos cuarenta minutos iniciales, trabajando sobre el personaje del marido de manera marcadamente superior. Sobre él cae el peso de la (i) responsabilidad de los hechos que se suceden, tanto externos como internos, al igual que ocurría con Jack Torrance en El Resplandor y en varios relatos del mítico autor. El manejo y la dosificación de la información se ven no sólo bastante balanceadas sino con una buena dosis de tensión que por suerte no recurre a triquiñuelas de la banda sonora, aunque sí lo hace con el diseño de sonido cuando se trata de camiones pasando cerca. Un peligro latente y permanente. Pero luego, a medida que el relato avanza, no solamente va decayendo lo formal en cuanto a registro actoral, sino también la impronta de la trama que roza lo melodramático por no agregar algo sobreactuado. Es cierto que no pierde ritmo y los acontecimientos, por truculentos que sean se desencadenan coherentemente sin perder de vista el objetivo, pero en el último tercio el montaje es precipitado. Como si estuviesen apurados por terminarla o se hubiesen quitado minutos para llegar a la duración que pidieron los productores.

Respecto de la adaptación, hay un cambio inexplicable. Es Ellie quien muere en un accidente en lugar del nene más chico. No hay ninguna justificación para ello y si bien suma momentos de una joven actriz que prueba dos matices interesantes y contrapuestos, el peso dramático construido en el texto original por el vínculo entre padre e hijo queda completamente de lado. En general todos los vínculos están menos trabajados que en la versión de hace treinta años, razón por la cual la parte que corresponde a las comparaciones es inevitable. Todo el elenco, incluso los extras, sobrevive a esta nueva versión y sus trabajos son superiores incluyendo la gran labor que Fred Gwyne había hecho con su Jud (y eso que hablamos de John Litgow, nada menos). En todo caso pueden apreciarse mejor algunos efectos visuales en desmedro del diseño de arte y composición de encuadres que también son superados por la anterior. Ya que estamos (y sin desmerecer), la banda de sonido de Elliot Goldenthal era más diegética que la nueva de Christopher Young. Ah, y si de música se trata, el tema Pet Sematary cantado en esta ocasión por Starcrawler también es un "remake" del original de The Ramones ¿hace falta aclarar cual suena mejor aún hoy día?
De todos modos, la historia madre es poderosa en contenido con lo cual este estreno tiene calidad suficiente en su género como para no pasar desapercibido.

Cementerio de animales ha vuelto treinta años después y si bien funciona correctamente, es como si algún productor hubiese llevado la versión de 1989 dirigida por Mary Lambert y guionada por el propio Stephen King, al mismo cementerio que resucita animales y gente. Volvió, pero algo desmejorada.

 

 

Calificación: Buena (Guillo Teg)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.