Buenos Aires, 23 de mayo de 2019

Buscador

 

 

"Mis huellas a casa"

 

 

Título: “Mis huellas a casa”. Titulo original: “A dog’s way home”, USA 2018, hablada en inglés, con subtítulos en español, y copìas dobladas al español. Realización: Charles Martín Smith. Guión: W. Bruce Cameron, Cathryn Michon, basado en el libro del primero. Producción: W. Bruce Cameron, Gavin Tolone. Fotografías: Peter Menzies Jr. Música: Mychaele Danna. Diseño de producción: Eric Fraser. Dirección de arte: Racquel Roper. Escenografía: Zoe Jirik. Diseño de vestuario: Monique Prudhomme. Supervisión de edición de sonido: Kelly Cabral, Becky Sullivan. Coordinación  de efectos especiales: Paul Benjamín. Supervisiòn de efectos visuales: Matt Welford. Dirección de animación: Eric Prebende. Coordinación de dobles: Dave Alexander, Owen Wlstrom. Compaginación: David S. Clark, Debra Neil-Fisher, Sabrina Plisco. Intérpretes: Sin información sobre los dobladores en copias al español. En inglés, con subtítulos en español; Ashley Judd (Terri), Jonah Hauer-King (Lucas), Edward James Olmos (Axel), Alexandra Shipp (Olivia), Chris Bauer (Kurch), Barry Watson (Gavin), Motell Gyn Foster (Taylor), Wes Studi (Captán Mica), Bryce Dallas Howard (Vos de Bella). Estreno en la Argentina_ 21 de febrero de 2019, presentado por Sony Picture. Género: Drama. Duración: 96 minutos, ATP

 

 

 

Desde que apareciera por primera vez en el cine mudo Rin Tin Tin en 1922  (“The Man from Hell's River”, Irving Cummings), luego “Lassie” un perro colli pastor de ovejas  (“Lassie come home”“La cadena invisible”, Fred M.Wilcox, 1943), y Rex, un pastor alemán entrenado como perro policía, pasando por los caninos de: “The increbible jouney”, (“El viaje increíble”, Fletcher Markle, 1963),  “Colmillo blanco” (Lucio Fulci, 1973), “Las Aventuras de Chatrán” (Koneco Monagatari, 1986), “Homeward Boud” (“Volviendo a casa”,  remarque de  “The increbible jouney”, (Duwayne Dunham, 1993), “Fluke” (Carlo Carei,1995), los filmes sobre perros, gatos  y animales (tanto  reales como en dibujos animados) que tuvieron que sortear innumerables obstáculos para reunirse con sus dueños,  han  sido cientos.

En “Mis huellas a casa” (“A dog's way home”)  el director Charles Martin Smith (el recordado “contador” de “Los Intocables”, al que balearon en un ascensor y no quedó una bala fuera de su cuerpo),  en la actualidad se dedica a hacer películas con el tema animal como “Buddy superstar” (“Air Bud”, 1997)  y las dos entregas de “Winter el delfín” (“Dolphin tale”, 2011 y 2014), sigue todos los lineamientos de lo que ya es un género en sí mismo: un perro corriendo por una llanura, el querido y benévolo vagabundo que acoge al animal, la bestia salvaje de la que se hace amigo el protagonista, el compartir la comida, el descubrir otros mundos, etc.

“Mis huellas a casa” tiene una trama parecida a  “La razón de estar contigo” (“A dog´s purpose”, 2017), y de hecho  basado en una novela de W. Bruce Cameron, quien también es guionista del filme, cuya   protagonista es Bella (Shelby), una perra que, como dice el título, trata de llegar a su casa luego de recorrer casi 650 km.

Bella es una perrita criada por una gata, en una casa abandonada, a la que rescata Lucas (Jonah Hauer-King) que se convierte en su protector. Existen enemigos naturales, y el de los perros vagabundos son los “hombres de la perrera” o “cazadores de perros”, éste obstinadamente, y por ciertos billetes que van a parar a sus bolsillos, piensa que todos los gatos y perros que se refugian en esa casa, especialmente la perrita que supone es pitbull,  deben ser sacrificados.

La familia compuesta por Lucas y su mamá (Ashely Judd), que padece una terrible depresión a su regreso de la guerra en Afganistán, decide llevar la perrita a su casa y la bautizan Bella. Luego deberán  trasladarla a la casa de unos amigos y dejarla allí hasta que consigan una casa fuera del radio  del control canino, y donde los dejen tener animales.

La película respeta las consignas de este tipo de filmes, y saca buen partido de los escenarios naturales de la British Columbia -Canadá (Vancouver, Hope, Landner)-, al hacer que Bella desafíe montañas, ríos, bosques, y deba aprender a buscarse la comida  para sobrevivir, y llegara a casa. En ese sentido recuerda a “E.T, el extra- territorial” (“E.T el extra terrestre”, Steven Spielberg, 1982), que repetía constantemente: Home (casa), Bella hace lo mismo.

Es habitual ser bombardeado tanto por  el cine, como por la televisión, especialmente por los noticieros de cualquier lugar del mundo, con noticias de sexo, asesinatos  y violencia de todo tipo. En cambio en los filmes de animales se rescata la relación hombre-animal-familia- amigos. En ellos el amor y la esperanza son fundamentales.

Pero en el caso de “Mis huellas a casa”  nos dice algo más, se trata de ver no sólo la utilidad de los animales para ayudar a curar enfermos, o ser compañía de ciegos, paralíticos, o personas con una enfermedad terminal, en este caso habla del abandono y la adopción.

En el mundo llegan a distintos países cientos de niños abandonados por las guerras, por  el hambre que sufren sus padres, por mujeres que no pudieron abortar y los dejan en cualquier lugar. En ese abandono está el espacio de la miseria, la desesperación y la desesperanza.

Luego aparecen las madres sustitutas, que brindan todo el cariño posible a esos huérfanos del destino.  La diferencia entre el abandono animal y el de los niños es  semejante, las mismas penurias por sobrevivir es de ambos, el mal trato es similar y también el afecto que reciben cuando encuentran, al ser humano adecuado, es el mismo.

En el caso de Bella es una gata la que la amamanta y un humano, Lucas, el que la cuida junto a su madre, a quienes se sumará en su viaje un vagabundo (Edward James Olmos) que muere, con ella encadenada a su cuerpo.

Bella en sus primeros días junto a Lucas, es feliz y disfruta del juego y el amor de sus amos. Más tarde al acompañar a Lucas al trabajo es escondida en un hospital de veteranos y allí ellos comprenden la utilidad de un animal junto a sus vidas.

Luego de tantas peripecias, de ritmo constante en ese viaje iniciático. Bella,   cuando por fin logra regresar a casa ve que todo ha cambiado, que no tiene casa, y ya que otros perros se han sumado a su tarea. Pero el primer amor es el que predomina y Bella es recibida con todos los honores de una veterana. El filme en su moraleja sostiene que  nunca se pierde la lealtad y la determinación, como tampoco la esperanza.

 

 

Calificación: Buena (Beatriz Iacoviello)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.