Buenos Aires, 24 de marzo de 2019

Buscador

 

 

"No te preocupes, no irá lejos"

 

 

Título: “No te preocupes, no irá lejos”. Título original: “Don’t wory, he won’t get far on foot”, Francia, USA 2018, hablada en inglés, con subtítulos en español. Guión y realización: Gus Van Sant, basado en la novela de John Callahan, sobre una historia de John Callahan, Gus Van Sant, Jack Gibson, William Andrew Eatman. Producción:  Charles-Marie Anthonioz, Mourad Belkeddar, Steve Golin, Nicolas Lhermitte. Fotografía: Christopher Blauvelt. Música: Danny Elfman.  Casting: Kathy Driscoll, Francine Maisler. Diseño de producciòn: Jahmin Assa. Escenografía: Damaris Dragonas. Diseño de vestuario: Danny Glicker. Sonido: Sin datos. Supervisión de efectos visuales David Van  Dyke. Coordinación de dobles: Kurt Bryant. Compaginación: David Marks, G. Van Sant. Intérpretes: Joaquin Phoenix (John Callahan), Jonah Hill (Donny), Rooney Mara (Annu),Jack Black (Dexter), Tony Greenhand (Tim),Beth Ditto (Reba),Mark Webber (Mike),Ronnie Adrian (Martingale), Kim Gordon (Corky),Gus Van Sant (Willamette Week Editor). Estreno en la Argentina: 20 de diciembre de 2018, presentado por Diamond Films. Género: Drama. Duración: 114 minutos, S/M:13 años

 

 

 

La ecléctica filmografía de Gus Van Sant tiene un nuevo fascículo con el estreno de “No te preocupes, no irá lejos”, y cuando decimos ecléctica no hablamos sólo de la diversidad temática a lo largo de más de 30 años, sino también estética, y acaso narrativa. Entre “Mi mundo privado” (1988), “Todo por un sueño” (1995), “Milk” (2008) y éste estreno, hay distancias abismales. El problema para los “GusVanSantistas” ortodoxos, como para cualquiera que se adueña pasionalmente de un artista, es seguir midiendo con la misma vara de antaño, transformándola, por definición, en una vara obsoleta que alienta la disconformidad.

Esta es la historia de un hombre llamado John Callahan cuya historia personal sirvió de puntapié inicial para hablar de las adicciones en general, y del alcoholismo en particular. La forma elegida, más allá de los flashbacks, en tres tiempos distintos no es episódica formalmente, pero sí lo es de manera tácita a partir de cambios anímicos durante los famosos doce pasos para terminar con la dependencia del vicio. Desde un presente actual, John Callahan (Joaquin Phoenix) se apresta a dar un discurso frente a una audiencia repitiendo un chiste con el cual además resume su historia.

El centro dramático se genera cuando John tenía veintitantos de años nada más y un constante estado de ebriedad. Una suerte de limbo sedante para no ver lo que en realidad le sucedía. En una de esas noches conoce a un compadre que luego de tremenda juerga vuelca con su auto y nuestro protagonista queda cuadripléjico. Desde ese momento y en adelante el director juega a dos puntas usando (o contando mejor dicho) el dolor de la sanación para ver como ésta se transforma en una inquietud, luego en un oficio, y posteriormente en una forma de vida.

Como una suerte de redención en la cual el humor negro y políticamente incorrecto lleva a Callahan a convertirse en un humorista gráfico que cuenta el dolor sin filtros. De hecho, para que el título de ésta producción tenga sentido, el espectador deberá imaginarlo en forma de diálogo debajo del dibujo de una silla de ruedas vacía en un camino y un alguacil diciéndole eso a su compañero. 

Este es el tipo de humor que ayudó a exorcizar los demonios junto con otros dos pilares que aparecen en el guión, coescrito por el propio Callahan basado en su libro: Donny (Jonah Hill), una suerte de mentor, gurú con métodos poco ortodoxos en esto de grupos de autoayuda y Annu (Rooney Mara), esa suerte de ángel de la guarda terrenal y necesario en este tipo de historias.

Como siempre con los integrantes de este elenco los trabajos actorales son de muy buena factura, jugados en todos los casos hacia una exploración personal en la cual se toman riesgos, incluso hasta el de caer en la caricatura, pero esta tampoco es la primera vez que el realizador asume la responsabilidad de hacerlo. En todo caso, lo que sí atenta contra la verosimilitud, o al menos demanda un esfuerzo de concesión extra por parte del espectador, es aceptar que Joaquín Phoenix y Jack Black, casi sin cambios a como se ven hoy, representan personajes con veintipico de años de edad. Por lo demás, “No te preocupes, no irá lejos” es un relato bien contado y con pinceladas que todavía dan lugar a la sorpresa.

 

 

Calificación: Buena (Guillo Teg)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.