Buenos Aires, 19 de diciembre de 2018

Buscador

 

 

"Hell fest: Juegos diabólicos"

 

 

Título: “Hell fest: Juegos diabólicos”. Titulo original: “Hell feest”, USA 2018, hablada en inglés, con subtítulos en español, y copias dobladas al español. Realización: Gregory Plotkin. Guión: Seth M. Sherwood, Blair Butler, Akela Cooper, basado en una historia de William Penick, Chtistopher Sey. Producción: Gale Anne Hurd, Tucker Tooley. Fotografía: José David Montero. Música: Bear McDreary. Casting:  Deanna Brigidi, Lisa Mae Fineannon. Diseño de producción: Michael Perry. Dirección de arte: Mark Dillon. Diseño de vestuario: Tony Gardner, Eulyn Colette Hufkie. Diseño de sonido: Luke Gibleon. Supervisión de edición de sonido: Todd Toon. Supervisión de efectos especiales: Robert Trammell. Supervisión de efectos visuales: Tommy Harris. Coordinación de dobles:; James Armstrong, Felipe Savahge. Compaginación: David Egan, Gregory Plotkin. Intérpretes: Sin información sobre dobladores en las copias dobladas al español. En inglés, con subtítulos en español: Bex Taylor-Klaus (Taylor), Reign Edwards (Brooke), Amy Forsyth (Natalie), Amy Forsyth (Natalie), Courtney Dietz (Britney), Christian James (Quinn), Matt Mercurio (Asher). Estreno en la Argentina: 15 de noviembre de 2018, presentado por bf Distribution. Género: Drama. Duración: 89 minutos, S/M.16 años.

 

 

 

Muchos interrogantes  se generan a  partir de ver esta producción audiovisual, la primera es preguntarse ¿qué quisieron hacer? Como esto no tiene respuesta válida surge la inevitable ¿para qué la hicieron? En este caso la respuesta se podrá encontrar en la taquilla y en la posibilidad abierta de una segunda parte, siempre y cuando la respuesta de las boleterías sea positiva. Aunque lo dudo.

Tratando de enrolarse en la temática del terror, todo termina siendo un catálogo de lugares comunes de los peores lugares comunes del género.

Una más, el filme comienza con tres jóvenes deambulando por unos pasadizos armados en la feria del terror, algo así como “El tren fantasma”, pero caminando una de ellas se aísla, se pierde, y termina siendo la primera víctima en el “filme” del asesino serial, ese que sabemos las estuvo siguiendo toda la noche.

Corte. Años después en otra localidad otro grupo de jóvenes, tres parejas, dos constituidas. van a pasar la noche a una feria idéntica a la de la primera secuencia, esto es todo dialogado hasta el punto de repetir oralmente lo que el espectador acaba de ver.

Que la chica sola decida ir porque va el chico que le gusta, y además sea la protagonista, el chico que está solo tiene idénticas razones invertidas, nunca se había presentado semejante idea.

Todo es demasiado previsible en el desarrollo del filme. Se presenta algún momento de genuino terror, pero todo se basa en exabruptos sonoros que intentan sobresaltar al espectador, lo que logra pues desde el diseño de la banda de sonido la música es omnipresente tratando de crear climas y funciona como una especie de sordina sobre el ruido producido, lo cual da cuenta de lo rudimentario del montaje sonoro.

Lo mismo sucede con la dirección de arte haciendo foco en la luz y el color, estos están trabajados en función de no ver demasiado, nunca empleado de manera narrativa, o si ya se ve que sea simplemente de mal gusto y por momentos incongruentes.

Como ejemplo, todo transcurre en una feria donde lo real desaparece, los utensilios son falsos y la propia escenografía está puesta a recrear un espacio que genere pánico, en una misma secuencia el malo, con mascara y todo, toma un hacha de una maqueta de cartón, pero el arma es real, segundos después la heroína o la victima principal, en el mismo espacio físico, tratando de hacerse de un elemento para defenderse dice que todo es falso.

El guión en tanto diálogos, es así, no ayuda en nada. Nunca ha de esperarse en este tipo de cintas nada del orden de la inteligencia, pero tampoco tan burdo u obvio, como dicen los jóvenes de hoy en día.

Si a todo esto le agregamos las demasiado poco convincentes actuaciones, entonces tenemos cartón lleno.

Sólo resta ir viendo cómo se van sucediendo temporalmente, en cuanto desarrollo, las muertes, se podrían hacer apuestas para que, aunque mas no sea, una sensación de suspenso se haga presente.

Volviendo a las preguntas ¿Por qué razón los malos de éste tipo de películas nunca corren?, Caminan despacio, y siempre alcanzan a sus víctimas que se la pasan corriendo.

¿Por qué los acechados siempre se dirigen hacia la fuente de sonido que les produjo el sobresalto, miedo, etc.?

De algunas de estas dudas pueden encontrarse respuesta, de ¿por qué alguien recomendaría ir  a ver esta película?, es todo un misterio 

 

 

Calificación: Mala (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.