Buenos Aires, 24 de septiembre de 2018

Buscador

 

 

"La quietud"

 

 

Titulo: “La quietud”. Titulo original: Idem, Argentina, Francia, 2018,  hablada en español. Guión y realización: Pablo Trapero. Producción: Mélita Toscan du Plantier, Axel Kuschevatzky, Pablo Trapero. Fotografía: Diego  Sussuel. Música: Sin datos. Diseño de producción: Luz Tarantini. Compaginación: Alejandro Brodershon, P. Trapero. Intérpretes: Martina Gusman (Mía), Bérénice Bejo (Eugenia), Édgar Ramírez (Vincent), Joaquín Furriel (Esteban), Graciela Borges (Esmeralda). Estreno en la Argentina: 30 de agosto de 2018, presentado por UIP. Género: Drama. Duración: 117 minutos, S/M.16 años, con reservas.

 

 

 

El último filme del director de “Mundo grúa” (1999) y otras producciones alejadas estéticamente de ese inicio, pero tan valederas como esa, ejemplos como “Carancho” (2010) o “El clan” (2015), realizaciones  que terminaron de sacarlo de los márgenes de las producciones cinematográficas e instalarlo como uno de los propulsores del mejor cine industrial argentino.

El tema en cuestión no es sólo el “qué”, sino, y siempre, el “cómo”,  si bien los personajes elegidos siempre se posicionaban en una fina línea divisoria, de lo moral. En esta oportunidad el director decide dejar esa moral de lado para jugarla, sin juzgar desde otro lugar, los secretos y mentiras dentro de una familia de la alta alcurnia vernácula.

El filme abre con la imagen tranquila  de Mia (Martina Gusman) manejando el auto en un camino campestre, un plano que se corta para dar paso a un largo travelling persecutorio de Mia, mientras transita por la casa de sus padres, en su búsqueda, a los que se oye, hasta que los enfrenta y hace su aparición Esmeralda (Graciela Borges)

La ejecución técnica de esta secuencia es perfecta, lástima que no hace más que alarde de un saber, técnico claro, de cómo se filma, no se justifica ni en ese momento ni en el resto de la narración.

Podrían desplegarse interpretaciones, pero esas se chocan de frente contra el cartel que se visualiza al  inicio de la segunda secuencia. El problema arranca después, la falta de información detallada en pos de poder manipular al espectador, para luego transformarse en una catarata de patologías e insinuaciones nunca del todo desarrolladas.

 

Mía y Eugenia (Berenice Bejo) son dos hermanas que se reencuentran después de mucho tiempo. La segunda regresa por sucesos que involucran al padre de ambas, mientras que la primera pretende mostrarle que nada ha cambiado. Junto a la madre, las tres se verán obligadas, desde las cuestiones legales y laborales del jefe de familia, a reconstruir el pasado, a enfrentar los desafíos y desvaríos que aparecen en el presente

O si se quiere, un viaje al décimo infierno de la mano de Esmeralda, quien no aparece como actriz principal siendo ella realmente la que promueve las acciones y los desenlaces. Un personaje casi construido deliberadamente para Graciela Borges, y lo sostiene con luz propia.

Por otro lado la cantidad  de temas que intenta abarcar el texto se van diluyendo con el correr los minutos, al punto tal que por ausencia de desarrollo termina cuando no confundiendo desde la pregunta de ¿falta algo más. La dictadura militar y las apropiaciones de personas y objetos, la dialéctica del amo y el esclavo, nadie es exactamente lo que parece ser, la traición, los desamores, las infidelidades, las injustificaciones,  el incipiente lesbianismo disfrazado de incesto, la envidia hasta la locura de todo se sabe dentro de la familia.

Demasiados temas para terminar siendo un casi culebrón televisivo que se “eleva” desde el uso de la banda de música y la formalidad del uso de los recursos lingüísticos cinematográficos al simple melodrama.

Lo mejor está en las actuaciones, hacen lo que pueden, a la cabeza Graciela Borges, la siguen Joaquín Furriel y Edgard Ramirez de buenas performances con lo que les toca. La pareja protagónica, Berénice Bejo y Martina Gusman, tienen un parecido asombroso.

Pablo Trapero sabe contar, sin lugar a dudas, acá se olvidó de observar un poco más el medio en que se sumergía, lejos de los márgenes que él bien supo retratar, y eso se nota.

No termina por defraudar del todo. Pero se espera más. ¿Culpa nuestra?

 

 

Calificación: Buena (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.