Buenos Aires, 16 de noviembre de 2018

Buscador

 

 

"La masacre de Texas: El origen de Leatherface"

 

 

Titulo: “La masacre de Texas: El origen de Leatherface”. Titulo original: “Leatherface”, USA 2017, hablada en inglés, con subtítulos en español. Realización: Alexandre Bustillo, Julien Maury. Guión: Seth M. Sherwood, basado en personajes creados por Kim Henkel, Tobe Hooper. Producción: Christa Campbell, Lati Grobman, Carl Mazzocone, Les Weldon. Fotografía: Antoine Sanier. Música: John Frizzell.  Casting: Jeremy Zimmermann. Diseño de producción: Alain Baqinée. Supervisión de dirección de arte: Iñigo Navarro. Escenografía: Iván Ranghelov. Diseño de vestuario: Ina Damianova. Supervisión musical: Selena Arizanovic.  Diseño de sonido: Ryan Nowak. Supervisión de edición de sonido: Kris Casavant. Supervisión de efectos especiales: Ivo Jivkov. Supervisión de efectos visuales: Jivkov Ivanov, Stanislav Draganov. Coordinación de dobles:  Stanimir Stamatov. Compaginación: Sébastien de Sainte Croix, Josh Ethier. Intérpretes: Stephen Dorff (Hal Hartman), Lili Taylor (Verna), Sam Strike (Jackson), Vanessa Grasse (Lizzy), Finn Jones (Deputy Zorreéis), Sam Coleman (Bud), Jessica Madsen (Clarece). Estreno en la Argentina: 30 de agosto de 2018, presentado por SBP. Género: Drama. Duración: 88 minutos, S/M.18 años.

 

 

 

¡Hacéle caso a tu madre! ¿Cuántas veces hemos escuchado esa frase? Hasta en la actualidad está vigente, pero mucho más en el año 1955, cuando comienza esta historia, y generalmente los chicos obedecían a sus padres mucho más que ahora.

En Texas, Estados Unidos, hay una antigua granja donde vive una familia muy especial. Una mujer Verna (Lili Taylor) con sus hijos y, lo que se supone, el abuelo de ellos. El sadismo y la perversión surge de ella en forma espontánea, proviene de su más íntima naturaleza por lo que no hay explicaciones ni justificativos. Es así y punto. Y este tipo de conductas es la que les enseña a sus hijos, en la teoría, convenciéndolos que los demás son malos y ellos se tienen que defender a su modo, durante la práctica haciendo justicia por mano propia con los métodos más crueles y tenebrosos posibles.

Luego la historia avanza diez años para contarnos la vida de ellos en esos momentos, y, en paralelo, la necesidad de un policía de vengar la muerte de su hija provocada por los muchachos, y también los sucesos ocurridos en un hospital psiquiátrico cuando los internos se fugan de allí llevando como rehén a Lizzy (Vanessa Grasse), la enfermera dulce y comprensible del establecimiento. 

Los directores Alexandre Bustillo y Julien Maury no escatiman en gastos de producción, efectos especiales y, por sobre todas las cosas, de sangre, mucha sangre. Para mostrarnos sin tapujos los excesos y atrocidades en grandes cantidades de seres humanos que, no actúan como tales. La insensibilidad e inhumanidad es su rasgo distintivo. Matan a quienes consideran que deben morir con una sordidez brutal. Cuánto más sufren, mejor.

Pensada seguramente como una película de terror, no cumple con el objetivo, pues no llega a asustar en ninguna escena.

El film está destinado a los fanáticos de género. Tal vez lo más conveniente es catalogarla como gore pero, con un poco de suerte, será recordada únicamente por sus actos violentos y despiadados, donde faltaría nada más que los chorros de sangre salpiquen  a los espectadores.

 

 

Calificación: Regular (Ariel Abosch )

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.