Buenos Aires, 21 de julio de 2018

Buscador

 

 

Destacado

"Basada en hechos reales"

 

 

 

“Trampa mortal”(*)

 

 

Titulo: “Basada en hechos reales”. Titulo original: “D’aprés une histoire vrais”, Francia, Polonia, Bélgica 2017, hablada en francés, con subtítulos en español. Realización: Roman Polanski. Guión: Olivier Assayas, Roman Polanski, basado en la novela de Delphine de Vigan. Producción: Wassim Béji.  Fotografía: Pawel Edelman. Música: Alexandre Desplat. Casting: Leila Fournier, Sarah Teper. Diseño de producción: Jean Rabasse. Dirección  de arte: Sandrine Jarron, Dominique Moisan. Diseño de vestuario. Karen Muller Serreau. Edición de sonidogt;: Hortense Bailly, Gwennolé Le Borgne. Supervisión de efectos especiales: Georges Demétrau. Diseño de efectos visuales: Frederic Moreau. Supervisión de efectos visuales: Ronald Grauer.  Supervisión de dobles: Dominique Fouassier Compaginación: Margor Meynier. Intérpretes: Emmanuelle Seigner (Delphine Dayrieux), Eva Green (Elle), Vincent Perez (François), Dominique Pinon (Raymond), Josée Dayan (Karina). Estreno en la Argentina: 03 de mayo de 2018, presentado por bf Distribution Género: Drama. Duración: 100 minutos, S/M.13 años

 

 

 

Podría decirse, a simple vista, claro, que estamos frente a una obra menor del gran realizador que debutará dirigiendo un largometraje con “El cuchillo bajo el agua” (1962), para seguir con “Repulsión” (1965), pasando por “El bebe de Rosemay” (1968), hasta llegar a lo que se considera su obra maestra “El pianista” (2002), aunque para quien suscribe “La danza de los vampiros” (1967) esta fuera de toda categorización.

Podría hasta mencionarse que en este filme abandona lo que equívocamente denominaron muchos especialistas, el supuesto teatro filmado de sus ultimas dos producciones. “Un Dios salvaje” (2011) y “La piel de Venus” (2013), olvidándose que el montaje es lo inherente al cine y para hacer uso de ese elemento del lenguaje se cuenta con las posiciones y los movimientos de la cámara, el plano elegido y que se verá dentro del mismo.

Esto no es una simple enumeración de posibilidades lingüísticas, el joven director octogenario, (esta por cumplir 85 años en agosto) no le teme a los riesgos  haciendo jugar, como espejismos sobre reflejos de los personajes, producir un salto de eje. Dicho de otra manera, el espectador se muestra extrañado, por una fracción de tiempo mínima, en que el director nos muestra una imagen en el espejo que es reflejo de lo que se ve en una ventana, y ahí produce un salto del eje, lo que podría leerse que a partir de ahora tu decides que estas viendo, si el anverso de la historia o su reverso. Casi de manera imperceptible uno sigue siendo dirigido en la mirada.

Basado libremente en la novela homónima de Delphine de Vigan, con un guión co-escrito junto a Oliver Assayas, el realizador nos cuenta la historia de Delphine (Emmanuelle Seigner), una sensible y atormentada novelista de éxito, paralizada ante la idea de tener que comenzar a escribir una nueva novela.

El filme abre con nuestro personaje firmando ejemplares de su novela (no me parece casual que su nombre de pila sea el mismo de la novelista). Su camino se cruza entonces con el de Elle (Eva Green), una joven encantadora, inteligente e intuitiva. Elle comprende a Delphine mejor que nadie, y pronto se convierte en su confidente. Ella confía en Elle y le abre las puertas de su vida, pero surgen interrogantes, dudas que establecen el tono de thriller al que es tan apegado el director.

¿Quién es Elle en realidad? Se presenta como una escritora fantasma de celebridades, pero ¿qué proyecta realmente? ¿Ayudarla a salir del bloqueo creativo? ¿Volver a equilibrar  la vida de Delphine o despojarla de sentido?

Casi ausentes sus hijos, su pareja que no la toma demasiado en serio como tal, sólo le queda Elle  como apoyo casi inesperado, ¿Deseado? O a la inversa ¿es la novelista consagrada quien utiliza a Elle con fines casi inconfesables?, como musa inspiradora. En cualquiera de ambas vertientes, uno, como espectador, queda atravesado, traspasado en una especie de trampa narrativa, casi mortal.

Roman Polanski también se hace fuerte, demuestra su saber en la presentación, construcción y desarrollo de los personajes, tanto como en la dinámica que se establece entre ellos.

Todo esto sostenido por un guión inteligente, sobre todo desde los diálogos, el diseño de montaje, y por otra magnifica actuación de Emmanuele Seigner, lejos de la avasalladora sexi, mucho más en el orden de la sensualidad, y Eva Green, quien transita por su personaje al filo de la navaja, en una línea divisoria muy fina entre el desamparo y la manipulación del otro.

Podría decirse que es una obra menor del gran director, con mucho de deuda a “El escritor oculto” (2010), pero realmente es una de esas realizaciones más allá del thriller psicológico, género al que adscribe, que se termina por disfrutar, o se intenta hacerlo cuando se emprende a pensar después de la experiencia audiovisual. El tema subyacente del creador, su criatura, y la moral puesta en juego.

No es poca cosa.

(*) Realizada por Sidney Lumet, en 1982.

 

 

Calificación: Muy buena (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.