Buenos Aires, 25 de junio de 2018

Buscador

 

 

"El sacrificio del ciervo sagrado"

 

 

Titulo: “El sacrificio del ciervo sagrado”, titulo original: “The killing of a scred deer” Reino Unido, Irlanda, USA, hablada en inglés, francés, con subtítulos en español. Realización: Yorgos Lanthimos. Guión: Y. Lanthimos, Efthymis Filippou. Producción: Ed Guiney, Y. Lanthimos. Fotografía: Thimios Bakatakis. Música: Sin información. Casting: Francine Maisler, D. Lynn Meyers. Diseño de producción: Jade Healy. Dirección de arte: Daniel Baker. Escenografía: .Holly Fisk, Adam Willis. Diseño de vestuario: Nancy Steiner. Diseño y  supervisión de edición de sonido: Johnnie Burn, Supervisión musical: Sarah Giles, Nick  Payne.  Supervisión de efectos visuales: Ed Bruce, Nicholas Murphy  Coordinación de dobles: Richard Fike. Compaginación: Yorgos Mavropsaridis. Intérpretes: Barry G. Bernson (Dr. Larry Banks), Herb Caillouet (Ed Thompsol), Bill Camp (Matthew Williams), Raffey Cassidy (Kim Murphy), Denise Dal Vera (Mary Williams), Colin Farell (Steven Murphy), Barry Keoghan (Martin), Nicole Kidman (Anna Murphy), Sunny Suljic (Bob Murphy). Estreno en la Argentina: 15 de febrero de 2018, presentado por Diamond Films. Género: Drama. Duración: 121 minutos, S/M.16 años.

 

 

 

 

La gran pregunta que se nos plantea en éste filme es saber a quién va dirigido Desde la elección de las formas y el contenido propiamente dicho.

O partiendo de la elección estética en que será contada una historia, de su presentación como texto acabado,  la de los protagonistas, su construcción, desarrollo, el cierre sin respuestas.

El punto es que, creo, dejara a más de un espectador fuera. La realización  abre con una cámara cenital mostrando un corazón latiendo dentro del pecho de un paciente, así de crudo, así de directo, de distante, de frío, y con música de Wagner.

La presentación de los personajes, su constitución y posterior desarrollo, no se aleja de lo mostrado en la primera escena, personajes hieráticos, toda una familia donde las sensaciones y los sentimientos no tienen posibilidad de ser expresados.

La historia se encuadra en principio entre dos variables extrapoladas: la circulación de la culpa y el deseo de venganza. Entre esas dos vertientes el director va construyendo un texto que mezcla la tragedia griega y el thriller o terror psicológico.

No es una mirada caprichosa, varias veces se nombra a Ifigenia, dando lugar a pensarse desde la tragedia de Eurípides, (¿Cuántos saben quien es Ifigenia?, ¿Cuántos leyeron o vieron la obra de teatro?).

En segundo término, y en la relación entre los personajes, se va instalando paulatinamente una cacería de gato contra ratón, por momentos de manera circular, con cambios de roles, hasta que se define, de modo lento pero continuo.

Steven (Colin Farrell) es un eminente cirujano,  casado con Anna (Nicole Kidman), una respetada oftalmóloga. Viven en términos de concordancia, estabilidad, junto a sus dos hijos, Kim (Raffey Cassidy) y Bob (Sunny Suljic).

Cuando Steven entabla amistad con Martin (Barry Keoghan), un joven de dieciséis años, con claros signos psicopatológicos, sin padre,  decide protegerlo, pero los sucesos a priori producen  un giro siniestro.

Es que Steven  observa desesperado cómo sus hijos contraen una enfermedad que él es incapaz de explicar.

Ahí es donde da cuenta de la causalidad de los hechos, es puesto contra su voluntad a  escoger entre realizar un impresionante sacrificio o arriesgarse y poder perderlo todo.

El filme se muestra como perturbador de manera persistente, para ello ayudan los climas “in crescendo” que se van proponiendo, la música en función de amplificar las sensaciones en el espectador, y las muy buenas actuaciones como soporte del trío principal.

Por momentos el texto se presenta de manera muy surrealista, todo demasiado calculado y manipulador.

Si la intención era trabajarlo desde la metáfora, obra se presenta como una realidad posible, y no llega a ser una metonimia pues lo que muestra es exactamente lo que dice.

Esto no va en desmedro del producto por definición, pero algo entre la idea y el designio parece haberse quedado sin desarrollar.

Un filme pretendidamente de altísima calidad artística, que se reduce a lo mínimo cuando se le extirpa el envoltorio pues lo inverosímil se hace presente, desde lo no creíble de la resolución en estos tiempos, hasta el final de la historia.

 

 

Calificación: Buena (Héctor Hochman)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.