Buenos Aires, 18 de febrero de 2018

Buscador

 

 

"Pescador"

 

 

Titulo: “Pescador”. Titulo original: Idem. Argentina 2017, hablada en español. Realización: José Glusmán. Guión: Iván Tokman, J. Glusman. Producción: Grupo Suar, Control Z, Eduardo Hirsch. Fotografía: Nicolás Trovato. Música: Fernando Iguacel, Cristian Martino. Sonido: Control Z. Dirección de arte: Andrea Benítez.  Vestuario: Julián Rúgolo. Compaginación: Emiliano Serra. Intérpretes: Darío Grandinetti, Jazmín Esquivel, Emilio Bardi, Juan Grandinetti, Darío Levy, Guillermo Aragonés, Emiliano Díaz, Matías Marmorato,   Gigi Ruá. Estreno en la Argentina: 11 de enero de 2018, sin datos sobre la distribución.  Género: Drama. Duración 80 minutos, S/M.16 años. 

 

 

 

Sexto largometraje de José Glusman (1), director, actor, productor y guionista, en esta ocasión coautor del guión con Iván Tokman, aborda una historia muy simple. Un hombre solitario, ermitaño, medio huraño, un pescador en su playa, en el parador, cuya vida  empieza a cambiar. Con un pasado que no conocemos y que se empieza a develarse  mientras las cosas se complican. Así  todos estos cruces misteriosos van a desembocar en un policial  negro,  que no da para clasificarlo como playero, con una narración de características minimalistas.

antos (Darío Grandinetti) es un solitario enigmático  que se dedica a la pesca, sufre dolores de cabeza cuyo efecto le hacen hasta perder el sentido, quien, al parecer, vive de la pesca, de la cual siempre vemos la acción, pero nunca el producto, mucho menos la forma de conservarlo, aunque en una ocasión lo vemos  entregarlo en un hotel de la localidad, curiosamente vacío, al encargado solitario que lo recibe y le paga, presumiblemente destinado a futuros clientes, claro que las entregas no se repiten y los clientes no se verán.

Considero que, como me enseño un profesor, “lo que no está, no existe”, pero bueno, estos sólo son pequeños detalles que no tuvieron en cuenta los guionistas, y que nosotros como espectador ignoramos al finalizar la proyección, lo cual deja inconcluso el entramado del relato.

A esta playa de Santos llegan tres muchachos, una del grupo es  Franca (Jazmín Esquivel, en su debut cinematográfico)), quien acompañará al protagonista a lo largo de la mayor parte del desarrollo de la trama, pero ojo con la escena final y el recoger  de la red, pues será una sorpresa…

Juan Grandinetti, supuesto  cocinero de un supuesto futuro restaurante, y Matías Marmorato, socio capitalista y cultivador de marihuana, asesorados por un funcionario amigo (con sospechosas intencione que van más allá del asesoramiento), una abogada (Gigi Rúa) defensora de Pedro (Emilio Bardi), amigo de Santos que cumple una condena en  la cárcel, no se sabe muy bien por qué razón aunque luego algo se insinúa,  mediante un flashback  explicativo, el motivo y posterior liberación con su incidencia en la historia, lo que se supone nos prepara para el desenlace que el director tratara de hacer a la manera hollywoodense nacional, con explosiones a gran escala.

De los trabajos actorales en el rol principal, y único motivo de la película, Darío Grandinetti cumple de taquito su compromiso, con la presencia de un plantel que lo acompaña adecuadamente;  la debutante Jazmín Esquivel, que me recordó a Valentina Bassi, cumple con el cometido, en tanto Gigi Rúa, Emilio Bardi, Juan Grandinetti, aportan granitos de arena, tampoco se les exige más debido a la esquematización de los personajes. La presencia  especial de Gustavo Garzón (joyero) en un cameo, sino lo veo en los títulos no me doy cuenta de que existe.

Las escenas filmadas en las playas de Valeria del Mar, el bosque de Carillo, Pinamar, Ostende, son reiterativas y no aportan nada, ni siquiera las aves que comen los restos de la pesca nunca vista. Rodada entre octubre y diciembre el tiempo no los acompaño y la fotografía de Nicolás Trovato no pudo lucir la hermosura de esos lugares; mientras que  la música de Fernando Iguacel y Cristian Martino trata de ser potente,  acompañar y acentuar las acciones, y la compaginación de Emiliano Serra no ayuda en lo más mínimo para un mejor entendimiento de los 80 minutos de la obra. Claro está que el proyecto fílmico falla desde la base, es decir por un guión endeble por donde se lo considere. La sexta realización de Glusman decepciona, por lo que  considero que ha quedado en deuda con el espectador, el que espera un futuro trabajo más elaborado.

(1) Filmografía: “Cien años de perdón” (1999), “Final de obra” (2006), “Solos” (2006), “Domingo de ramos” (2010), “León, reflejo de una pasión” (2010).

 

 

Calificación: Mala (Jorge Grez)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.