Buenos Aires, 21 de abril de 2018

Buscador

 

 

"Todo lo que veo es mío"

 

 

Titulo: “Todo lo que veo es mío”. Titulo original: Idem, Argentina 2017, hablada en español, francés, con subtítulos en español. Guión y realización: Mariano Galperin, Román Podolsky. Producción: Mariano Galperin, Román Podolsky, Marcela Ávalos. Fotografía: Diego Robaldo. Música: Diego Tuñon. Dirección de arte: Lorena Ventimiglia. Sonido: Saavedra Sonido. Compaginación: Andrés Tamborino. Intérpretes: Michel Noher, Malena Sanchez, Julieta Vallina, Luis Ziembrowski, Guillermo Pfening, Julia Martinez Rubio, Ivan Moscher, Gaspar Pouye, Francisco Garamona. Estreno en la Argentina: 07 de diciembre de 2017, sin información sobre la distribución. Género: Drama.   Duración: 82 minutos, S/M.13 años.

 

El multifacético  Marcel Duchamp (Michel Noher) fue un gran creador y vanguardista,  con notoria  influencia en el movimiento dadá en las primeras décadas del siglo XX, e influyó con su obra plástica y escultórica a otros colegas, tanto europeos como estadounidenses, que tuvo un paso circunstancial por Buenos Aires, viviendo unos diez meses, entre 1918 y 1919.

Por ese motivo los directores de esta producción, Mariano Galperín y Román Podolsky, con esta producción intentan recrear, con los pocos datos que se tienen,  esa visita, qué es lo que hizo y para qué vino a nuestro país.

Se sabe que arribó acompañado por una mujer, Yvonne Chastel (Malena Sánchez), aunque se ignora cuál era la relación que los unía. Más tarde llegó también del exterior otra amiga, Katherine Dreier (Julieta Vallina),  pasando largas jornadas juntos, pero no vivía con ellos.

Con esta escasa información los realizadores imaginaron la estadía de los tres en la Argentina. Filmada en blanco y negro, con locaciones y vestimenta de aquellos años, con pocos recursos pero mucha creatividad, lograron ambientar la historia y hacernos sentir inmersos  en esa época.

Lo que resulta un poco molesto es la no sincronización adecuada entre el movimiento de la boca de los actores respecto de la emisión sonora de los diálogos, ello debido a que el film  está hablado en francés pero los texto son dichos por voces en off   español.

Los actores cubren adecuadamente a los personajes, se los aprecia cómodos y sueltos, tanto durante las escenas aletargadas, como en las que tienen que desarrollar un mayos desplazamiento escénico conforme a las exigencias de las acciones marcadas.

La narración va y viene en el tiempo, y los podemos apreciar inactivos durante casi todo el día, hasta que Marcel descubre el ajedrez, dedicando sus jornadas para aprenderlo, dominarlo y jugarlo en soledad  denotando una gran pasión, hasta que, finalmente,  enfrenta a a adversario a los que vence ampliamente. Yvonne lo acompaña en esta aventura en la ciudad, hasta que se cansa y lo abandona.

El film es una mera suposición de lo que vino a hacer Duchamp. Vivir la vida a su modo, sin un plan definido, y pasar el tiempo sin presiones o exigencias. También es un reconocimiento de que semejante artista haya decidido pasar unos meses aquí, alojándose en un humilde departamento  intentando, “aporteñarse” un poco y ser un ciudadano más. 

 

 

 

El multifacético  Marcel Duchamp (Michel Noher) fue un gran creador y vanguardista,  con notoria  influencia en el movimiento dadá en las primeras décadas del siglo XX, e influyó con su obra plástica y escultórica a otros colegas, tanto europeos como estadounidenses, que tuvo un paso circunstancial por Buenos Aires, viviendo unos diez meses, entre 1918 y 1919.

Por ese motivo los directores de esta producción, Mariano Galperín y Román Podolsky, con esta producción intentan recrear, con los pocos datos que se tienen,  esa visita, qué es lo que hizo y para qué vino a nuestro país.

Se sabe que arribó acompañado por una mujer, Yvonne Chastel (Malena Sánchez), aunque se ignora cuál era la relación que los unía. Más tarde llegó también del exterior otra amiga, Katherine Dreier (Julieta Vallina),  pasando largas jornadas juntos, pero no vivía con ellos.

Con esta escasa información los realizadores imaginaron la estadía de los tres en la Argentina. Filmada en blanco y negro, con locaciones y vestimenta de aquellos años, con pocos recursos pero mucha creatividad, lograron ambientar la historia y hacernos sentir inmersos  en esa época.

Lo que resulta un poco molesto es la no sincronización adecuada entre el movimiento de la boca de los actores respecto de la emisión sonora de los diálogos, ello debido a que el film  está hablado en francés pero los texto son dichos por voces en off   español.

Los actores cubren adecuadamente a los personajes, se los aprecia cómodos y sueltos, tanto durante las escenas aletargadas, como en las que tienen que desarrollar un mayos desplazamiento escénico conforme a las exigencias de las acciones marcadas.

La narración va y viene en el tiempo, y los podemos apreciar inactivos durante casi todo el día, hasta que Marcel descubre el ajedrez, dedicando sus jornadas para aprenderlo, dominarlo y jugarlo en soledad  denotando una gran pasión, hasta que, finalmente,  enfrenta a a adversario a los que vence ampliamente. Yvonne lo acompaña en esta aventura en la ciudad, hasta que se cansa y lo abandona.

El film es una mera suposición de lo que vino a hacer Duchamp. Vivir la vida a su modo, sin un plan definido, y pasar el tiempo sin presiones o exigencias. También es un reconocimiento de que semejante artista haya decidido pasar unos meses aquí, alojándose en un humilde departamento  intentando, “aporteñarse” un poco y ser un ciudadano más.     

El multifacético  Marcel Duchamp (Michel Noher) fue un gran creador y vanguardista,  con notoria  influencia en el movimiento dadá en las primeras décadas del siglo XX, e influyó con su obra plástica y escultórica a otros colegas, tanto europeos como estadounidenses, que tuvo un paso circunstancial por Buenos Aires, viviendo unos diez meses, entre 1918 y 1919.

Por ese motivo los directores de esta producción, Mariano Galperín y Román Podolsky, con esta producción intentan recrear, con los pocos datos que se tienen,  esa visita, qué es lo que hizo y para qué vino a nuestro país.

Se sabe que arribó acompañado por una mujer, Yvonne Chastel (Malena Sánchez), aunque se ignora cuál era la relación que los unía. Más tarde llegó también del exterior otra amiga, Katherine Dreier (Julieta Vallina),  pasando largas jornadas juntos, pero no vivía con ellos.

Con esta escasa información los realizadores imaginaron la estadía de los tres en la Argentina. Filmada en blanco y negro, con locaciones y vestimenta de aquellos años, con pocos recursos pero mucha creatividad, lograron ambientar la historia y hacernos sentir inmersos  en esa época.

Lo que resulta un poco molesto es la no sincronización adecuada entre el movimiento de la boca de los actores respecto de la emisión sonora de los diálogos, ello debido a que el film  está hablado en francés pero los texto son dichos por voces en off   español.

Los actores cubren adecuadamente a los personajes, se los aprecia cómodos y sueltos, tanto durante las escenas aletargadas, como en las que tienen que desarrollar un mayos desplazamiento escénico conforme a las exigencias de las acciones marcadas.

La narración va y viene en el tiempo, y los podemos apreciar inactivos durante casi todo el día, hasta que Marcel descubre el ajedrez, dedicando sus jornadas para aprenderlo, dominarlo y jugarlo en soledad  denotando una gran pasión, hasta que, finalmente,  enfrenta a a adversario a los que vence ampliamente. Yvonne lo acompaña en esta aventura en la ciudad, hasta que se cansa y lo abandona.

El film es una mera suposición de lo que vino a hacer Duchamp. Vivir la vida a su modo, sin un plan definido, y pasar el tiempo sin presiones o exigencias. También es un reconocimiento de que semejante artista haya decidido pasar unos meses aquí, alojándose en un humilde departamento  intentando, “aporteñarse” un poco y ser un ciudadano más. 

El multifacético  Marcel Duchamp (Michel Noher) fue un gran creador y vanguardista,  con notoria  influencia en el movimiento dadá en las primeras décadas del siglo XX, e influyó con su obra plástica y escultórica a otros colegas, tanto europeos como estadounidenses, que tuvo un paso circunstancial por Buenos Aires, viviendo unos diez meses, entre 1918 y 1919.

Por ese motivo los directores de esta producción, Mariano Galperín y Román Podolsky, con esta producción intentan recrear, con los pocos datos que se tienen,  esa visita, qué es lo que hizo y para qué vino a nuestro país.

Se sabe que arribó acompañado por una mujer, Yvonne Chastel (Malena Sánchez), aunque se ignora cuál era la relación que los unía. Más tarde llegó también del exterior otra amiga, Katherine Dreier (Julieta Vallina),  pasando largas jornadas juntos, pero no vivía con ellos.

Con esta escasa información los realizadores imaginaron la estadía de los tres en la Argentina. Filmada en blanco y negro, con locaciones y vestimenta de aquellos años, con pocos recursos pero mucha creatividad, lograron ambientar la historia y hacernos sentir inmersos  en esa época.

Lo que resulta un poco molesto es la no sincronización adecuada entre el movimiento de la boca de los actores respecto de la emisión sonora de los diálogos, ello debido a que el film  está hablado en francés pero los texto son dichos por voces en off   español.

Los actores cubren adecuadamente a los personajes, se los aprecia cómodos y sueltos, tanto durante las escenas aletargadas, como en las que tienen que desarrollar un mayos desplazamiento escénico conforme a las exigencias de las acciones marcadas.

La narración va y viene en el tiempo, y los podemos apreciar inactivos durante casi todo el día, hasta que Marcel descubre el ajedrez, dedicando sus jornadas para aprenderlo, dominarlo y jugarlo en soledad  denotando una gran pasión, hasta que, finalmente,  enfrenta a a adversario a los que vence ampliamente. Yvonne lo acompaña en esta aventura en la ciudad, hasta que se cansa y lo abandona.

El film es una mera suposición de lo que vino a hacer Duchamp. Vivir la vida a su modo, sin un plan definido, y pasar el tiempo sin presiones o exigencias. También es un reconocimiento de que semejante artista haya decidido pasar unos meses aquí, alojándose en un humilde departamento  intentando, “aporteñarse” un poco y ser un ciudadano más. 

El multifacético  Marcel Duchamp (Michel Noher) fue un gran creador y vanguardista,  con notoria  influencia en el movimiento dadá en las primeras décadas del siglo XX, e influyó con su obra plástica y escultórica a otros colegas, tanto europeos como estadounidenses, que tuvo un paso circunstancial por Buenos Aires, viviendo unos diez meses, entre 1918 y 1919.

Por ese motivo los directores de esta producción, Mariano Galperín y Román Podolsky, con esta producción intentan recrear, con los pocos datos que se tienen,  esa visita, qué es lo que hizo y para qué vino a nuestro país.

Se sabe que arribó acompañado por una mujer, Yvonne Chastel (Malena Sánchez), aunque se ignora cuál era la relación que los unía. Más tarde llegó también del exterior otra amiga, Katherine Dreier (Julieta Vallina),  pasando largas jornadas juntos, pero no vivía con ellos.

Con esta escasa información los realizadores imaginaron la estadía de los tres en la Argentina. Filmada en blanco y negro, con locaciones y vestimenta de aquellos años, con pocos recursos pero mucha creatividad, lograron ambientar la historia y hacernos sentir inmersos  en esa época.

Lo que resulta un poco molesto es la no sincronización adecuada entre el movimiento de la boca de los actores respecto de la emisión sonora de los diálogos, ello debido a que el film  está hablado en francés pero los texto son dichos por voces en off   español.

Los actores cubren adecuadamente a los personajes, se los aprecia cómodos y sueltos, tanto durante las escenas aletargadas, como en las que tienen que desarrollar un mayos desplazamiento escénico conforme a las exigencias de las acciones marcadas.

La narración va y viene en el tiempo, y los podemos apreciar inactivos durante casi todo el día, hasta que Marcel descubre el ajedrez, dedicando sus jornadas para aprenderlo, dominarlo y jugarlo en soledad  denotando una gran pasión, hasta que, finalmente,  enfrenta a a adversario a los que vence ampliamente. Yvonne lo acompaña en esta aventura en la ciudad, hasta que se cansa y lo abandona.

El film es una mera suposición de lo que vino a hacer Duchamp. Vivir la vida a su modo, sin un plan definido, y pasar el tiempo sin presiones o exigencias. También es un reconocimiento de que semejante artista haya decidido pasar unos meses aquí, alojándose en un humilde departamento  intentando, “aporteñarse” un poco y ser un ciudadano más. 

 

 

Calificación: Buena (Ariel Abosch )

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.