Buenos Aires, 20 de mayo de 2018

Buscador

 

 

"Asunto de familia"

 

 

Titulo: “Asunto de familia”. Titulo original: “Omor Shakhsiya”, Israel 2016, hablada en hebreo, árabe, con subtítulos en español. Guión, dirección de arte  y realización: Maha Haj. Producción: Baher Agbariyan. Fotografía: Elad Debi. Música: Habib Shadah. Casting: Amer Hlehel. Diseño de vestuario: Hamada Atallah. Diseño de sonido: Michael Goorevich. Compaginación: Véronique Lange. Intérpretes: Sanaa Shawahdeh (Saleh)), Mahmoud Shawahdeh (Nabeela), (Doraid Liddawi (Tareq), Maisa Abd Elhadi (Maisa),  Ziad Bakri (Hisham) Hanan Hillo (Samar), Jihan Dermelkonian (la abuela) Amer Hlehel (George). Estreno en la Argentina: 07 de diciembre de 2017, presentada por Mirada Distrubution. Género: Drama. Duración:90 minutos, ATP.

 

 

 

 

Maha Haj, sugestiva directora israelí-palestina,   muestra en su opera prima una visión poco frecuente de la clase media palestina, con sus problemas, amores y fracasos.  “Asuntos de familia”  (“Personal Affaire, en árabe “Omor Saskia”) es un melodrama con algunas  notas cómicas, absurdo, y humor negro, donde en algunos momentos sus personajes se sumergen en la incomprensión y el egoísmo.

Maha Haj, hasta su incursión en la realización, había sido directora artística en películas de los directores palestinos-israelies: Elia Suleiman, (“The Times That Remains: Chronicle of a Present Absentee” – “El tiempo que queda: crónica de un ausente presente”, 2009) y  Ziad Doueiri  (“El atentado” – “The Attack”, 2012).

En “Asuntos de familia” logra abrir un camino hacia el exterior  y hacer comprender una realidad interna  que,  a pesar de apariencia leve,  contiene un profundo drama social y familiar en el que están involucradas tres generaciones. A pesar  que no profundiza en temas trascendentes como lo político o lo religioso,  la guerra o las rivalidades entre israelíes y palestinos, no deja de dar una cierta pincelada de color sobre los mismos, lo que le permite referenciar hechos concretos sin caer en la obviedad.

Trata sobre la ruptura de la rutina y la renovación de una realidad que agobia por ser tan conflictiva.  Pero también es la historia de una misma familia, repartida a ambos lados de la frontera con Israel y Suecia,  a la que la realizadora divide en capítulos que remiten al universo personal de cada miembro.

 En esas secuencias el espectador podrá conocer primero a los padres (los personajes Saleh y Nabeela, (Sanaa y Mahmoud Shawahdeh, actores no profesionales) que interpretan a una pareja  de mediana edad en Nazaret, silenciosamente infeliz, y cuyos actores transmiten la resignación y el descontento que ha consumido su matrimonio. Con sus caras inexpresivas y fuertemente controladas, tienen el mismo tipo de fantasía inexpresiva  que uno encuentra en una película  de Roy Andersson: “Giliap” (1975), “Canciones desde el segundo piso” (2000), Du, levande (“La comedia de la vida”, 2007, y “Una historia de amor sueca”, 1970).

Tareq (Doraid Liddawi),  uno de los hijos, que vive  en Cisjordania,  intenta seguir con su vida de soltero y no desea ningún tipo de compromiso; Maisa  (Maisa Abd Elhadi), en vano, busca una y otra vez atraer el interés de este último, Hisham (Ziad Bakri)  el otro hijo, lleva una vida solitaria y fría en Suecia, y busca por todo los medios llevar a sus padres a Estocolmo.

Samar (Hanan Hillo), la única mujer del grupo de hermanos, a punto de dar a luz, es la que percibe la realidad de modo diferente y la que sostiene a su abuela (Jihan Dermelkonian), que padece cierta demencia senil y diabetes,  cuya única obsesión era correr los muebles para ver las baldosas que había comprado su padre en Nabluz.

George (Amer Hlehel), el  marido de Samar, con un golpe de suerte pasa de ser un simple mecánico de coches palestino a un actor de Hollywood, aunque él lo que anhela realmente es otra cosa mucho más sencilla; conocer el Mediterráneo y bañarse en él. 

Mediante planos fijos, para permitir que sus personajes  se luzcan de modo natural, y casi sin banda sonora, sólo utilizando algunos elementos de melodía latinas  (“Quizás, quizás, quizás”, 1947, del cubano Osvaldo Farrés)  combinados con otros ritmos  autóctonos, dan el tono justo a su propuesta.  Maha Haj   también despliega su talento  para el encuadre, y de esa forma cuenta de modo diferente una realidad escarnecida geopolíticamente.

En su relato muestra la grieta que provoca la incomunicación generacional e intergeneracional a las que trata con gran sutileza, y que  remite a “Cuentos de Tokio” (Yasujiro Ozu, 1953).

Asuntos de familia en su primera mitad deja de lado el constante conflicto político de la zona, en favor de un simbolismo carcelario, remitido al modo de vida de los protagonistas. Pero que se hace visible cuando, casi en el final  del filme, la prisión interna a la que están sometidos, es tan palpable como el cuarto de interrogatorios al que son llevados Tareq Maisa, y cuyo escape virtual es bailar  un tango.

Construida sobre una serie de diálogos, por momentos irónicos,   otros satíricos, y situaciones absurdas y pintorescas, pero muy creíbles “Asuntos de familia” es una pieza  sin mayor pretensión  que la de mostrar una cotidianeidad que se concentra en lo domestico y evita lo político, pero que nos recuerda que detrás de las barreras y fronteras culturales, sociales, raciales, familiares, existen individuos que  buscan la felicidad y desean vivir en paz.

 

 

Calificación: Buena (Beatriz Iacoviello)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.