Buenos Aires, 25 de junio de 2018

Buscador

 

 

"Dos Amores en París"

 

 

Titulo. “Dos Amores en París”, Titulo original: “L’embarras du choix”, Francia 2017, hablada en inglés, francés, con subtítulos en español, y copìas dobladas al español. Realización: Eric Lavaine. Guión: Laure Hennequart, Eric Lavaine, Laurent Turner. Producción: Alain Benguigui, Thomas Verhgaeghe. Fotografía: François Hernándes, Música: Sin datos. Casting: Michael Laguens. Escenografía: Delphine De Casanove. Supervisión de edición de sonido: Alexandre Fleurant, Briuno Seznec. Supervisión de efectos visuales: Stephane Dittoo. Compaginación: Vincent Zuffranieri. Intérpretes: Sin información  sobre las copias dobladas al español. En inglés, francés, con subtítulos en español: Alexandra Lamy (Juliette), Arnaud Ducret (Etienne Chevallier), Jamie Lamber (Paul), Anne Marivin (Joëlle), Sabrina Ouazani (Sonia), Lionnel Astier (Richard, padre de Juliette), Jérôme Commandeur (Philippe), Arnaud Henriet (Cédric).Estreno en la Argentina: 30 de noviembre de 2017, presentado por SBP . Género: Comedia. Duración: 95 minutos, S/M.13 años.

 

 

 

 

Lo sé. Lo sabemos. Sin dudas hay un anclaje cultural en el hecho de ser París un lugar ideal para enamorarse y ser feliz. No hay cine del mundo que no haga referencia a esto, aún sin filmar allí. Si vamos a éste caso, el título “Dos amores en París” parece decirlo todo en términos argumentales, la traducción del original, que sería algo así como “lo difícil de elegir”, tampoco es muy sutil. 

Nadie puede negar la interesante introducción de este estreno. En el resumen inicial vemos a una niña (narrada en off por su versión adulta) a la cual la idea de tener que elegir entre una cosa u otra, la lleva a frustrarse indefectiblemente. Su madre, por ejemplo, le explica: “Si Kennedy hubiese elegido un auto con techo no hubiese pasado lo que pasó” (¡Qué!?) Luego, a partir de la muerte de su progenitora, decide que desde ese momento en adelante dejará que su padre elija todo por ella.

Este hecho de la infancia lleva (y nos lleva) a Juliette (Alexandra Lamy) hasta la edad de cuarenta años sin poder resolver el problema. En la construcción intrínseca y tácita del personaje está la mayor falencia de este estreno y no tiene que ver con la idea, sino con su forma.

Me hubiese gustado cruzarme con cierto colega, experto en varias cuestiones del balero, para despejar dudas, pero seguramente diría que es lo de menos pues el planteo de marras, es insólitamente negado a partir de actitudes de la protagonista que contradicen la propuesta. La demostración de este punto, raro en el cine francés, reside en el casting.

Es de admitir que entramos en un terreno subjetivo como lo es un registro actoral (especialmente en el género de la comedia), pero bien vale para entender este análisis. Estamos frente a una mujer de carácter dubitativo, inseguro, temerosa de tener que tomar decisiones durante, al menos, treinta y pico de años.

Un guión que pretende contar un personaje de estas características requiere de un trabajo que aporte a tal fin. Alexandra Lamy ofrece exactamente lo contrario. La actriz denota una paleta claramente histriónica y de notables recursos para la comedia. Desborda energía en cada toma. Sus movimientos, ya sea para atender el celular o para agarrar una copa de vino, tienen una fuerza exacerbada para el personaje que encarna. Lo mismo sucede con sus gestos faciales o con su voz en casi toda la película  Es como si el personaje de Ilsa en “Casablanca” (Michael Curtiz, 1942) hubiese sido interpretado por Susana Giménez

Indudablemente Alexandra Lamy tiene capacidades interpretativas, pero la sensación latente frente a lo que pretende reflejar su personaje en el texto cinematográfico habla de una libertad incongruente, o probablemente más acertado, de una incoherente dirección actoral. Así, más allá de lo inverosímil de la edad del conflicto (por su construcción narrativa), la idea de saber a quién elegir entre dos hombres virtuosos, cada uno en lo suyo, resulta tan arbitraria como improbable.

“Dos amores en París” es un producto oportunista que no da cuenta del cine francés, sino de su pretensión de ser Hollywood al divino botón. Es más. Hasta las canciones hacen anclaje en un pop en inglés que ni siquiera es contemporáneo a esta actualidad, en un momento suena “Everybody hurts”, de R.E.M. como si no hubiese canciones francesas que expresan los mismo, sino más bien a caprichos de un director anclado en lugares comunes sin siquiera la suficiente personalidad para resignificarlos. 

 

 

Calificación: Mala (Guillo Teg)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.