Buenos Aires, 20 de octubre de 2017

Buscador

 

 

"Lantéc Chaná"

 

 

Titulo: “Lantéc Chaná”. Titulo original: idem, Argentina. 2016,  hablada en español y chaná. Guión y realización: Marina Zeising. Producción: Actitud Cine. Fotografía: Santiago Salvini, M. Zeising.. Música: Lucas Jiménez. Sonido: Santiago Pafundi, Heber Schaff.. Intervención actoral: Ana Kogan. Compaginación: Alejandro Maly, M. Zeising. Intérpretes: Marina Zeising (Voz en of. Reflexiones), Damaso Larrañaga, Jorge Booth (Voces en off), además   Blas Jaime, Pedro Viegas Barros, Evangelina Jaime, Jorge Bernabé Rosalez, Marisa Nuñez Caminos, Taita Mingo, Horacio Piceda, Luis María Andrade. Marcela Trucco, Diego Ruiz, Verónica Noya, Raúl Almeyda, Mariano Bonomo, Violeta Di Prado, Pablo Llonto. Estreno en la Argentina: 03 de agosto de 2917, presentado por Actitud Cine. Género: Docum,ental,  Duración: 61 minutos, ATP.

 

 

 

 

Respecto de los Chaná, cronistas de Indias mencionan por primera vez al pueblo “chaná” en 1520, con  las expediciones de Hernando de Magallanes. Desde el siglo XVI los chanaes o chanás, pueblo pacífico, próximo a los charrúas que habitaba en la Republica Oriental del Uruguay, en la confluencia del río Negro y río Uruguay, las costas e islas de este último, y las islas del Delta del Paraná, entre las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires y hasta  Corrientes.

En la época colonial la mayor parte de los chanás fueron concentrados en reducciones, principalmente en la de Santiago de Baradero, fundada  hacia 1615, y en la de Santo Domingo Soriano (actual villa Soriano en la República Oriental del Uruguay) fundada en 1660.

Hacia el año 1815 el sacerdote Dámaso Antonio Larrañaga, quien escribía los discursos de Artigas, se acercó a Soriano, a la reducción indígena, y allí entrevistó a los tres indios más viejos para armar el registro conocido como lenguaje “chaná”. De lo recopilado por él se publicaron algunos datos sobre la pronunciación y estructuras gramaticales del chaná, además de unos 70 términos.

Los chanás eran canoeros que practicaban la pesca y la  caza de animales del monte, eran sedentarios, o semi-sedentarios, radicados en pequeñas aldeas, sabían de alfarería y practicaban agricultura.

La cultura chaná se transmitía por medio de la vía femenina, la lengua de los aborígenes “chaná se creía que extinta desde hace unos 200 años hasta que el paranaense (nació en Nagoya) Blas Wilfredo Omar Jaime, descendiente de esta etnia, dio a conocer su “tesoro lingüístico” heredado de su abuela y de su madre, donde expresaba: “Dado que la cultura chaná se transmitía de mujer a mujer, que sus hermanas mujeres murieron siendo niñas, que su madre viuda ya no tendría más hijos y que sus tres hermanos ya se habían ido de la casa, le toco  a él, a partir de los 14 años, la responsabilidad de preservar la memoria y el lenguaje de su pueblo” .

Lo que nadie esperaba fue la aparición de un hablante de la lengua chaná. Su pueblo desapareció en tiempos de la conquista europea por cruentas masacres, o bien porque su sangre se mezcló con la de sus conquistadores.  Blas Jaime es jubilado de vialidad provincial, 80 años, radicado en Paraná, tataranieto de Nicasio Santucho, indio ermitaño  de Nogoyá, e hijo de Linu, quien murió cuando Blas tenía seis años, y pasó a ser el depositario de la memoria de ese pueblo.

Pedro Viegas Barrios, investigador del Conicet, que se dedica a la lingüística histórica comparativa de lenguas aborígenes argentina,  nos dice “Hace unos años, estando en Rosario, leí en un suplemento cultural sobre la vida de Blas Jaime y su lucha por mantener viva la cultura y la lengua chaná. Como investigador del Conicet pensaba que ya no quedaban rastros de este pueblo en Entre Ríos, así que me comunique con él y el encuentro dio sus frutos, “El diccionario de la lengua Chaná”,  publicado por la Editorial Entre Ríos.

Blas Jaime reveló públicamente, a sus 71 años, que es el último heredero de la lengua Chaná, etnia nativa de Sudamérica que se consideraba extinguida hace más de 200 años,  de la cual se conocían pocos datos. Pedro Viega Barrios, investigador y lingüista del Conicet, validó su lengua y hoy es reconocido por la UNESCO como el ultimo Chaná parlante.

Juntos emprendieron la odisea de reconstruir la lengua y cultura, para que no desaparezca como tantas otras en el mundo.:

El documental “Lantéc Chaná”, escrito y dirigido por Marina Zeising, no trae innovaciones en cuanto a las entrevistas,  comentarios siempre utilizados, y buena fotografía, pero sí aporta a una temática muy interesante, como lo es  la perdida de las primitivas lenguas indígenas de nuestro continente,  y la aparición de Blas Jaime(1), que logra ponerse al hombro la película y llevarla a buen término. Su figura sobresale en la validación y difusión del lenguaje. y en la reconstrucción cultural, logrado ya en parte al traspasar su lucha a su hija – actualmente es la encargada de dictar las clases - ,y que en un momento, cuando él quiso enseñarle el lenguaje y las tradiciones culturales le dijo “yo no quiero ser india” pero en la actualidad ha tomado la dura tarea de mantener viva la lengua, costumbres y tradiciones de su pueblo

Ya sólo por esta decisión estimo que “Lantéc Chganá” es una realización imperdible de ver y difundir en sus logros como factor de aproximación al

(1)Blas Wilfredo Omar Jaime, tuvo una participación anterior en la obra de  Adrián Badaracco, director del mediometraje documental “El guerrero silencioso” que plantea cómo habría sido la presencia de pueblos originarios como el Chaná si no los hubieran extinguido, y de la realidad sale la respuesta cuando Don Blas se pregunta “¿dónde están los descendientes aborígenes, si en el campo está todo sembrado y ya no queda monte donde solían vivir los originarios?

 

 

Calificación: Buena (Jorge Grez)

 

 

STAFF

Director: Andrés B. Pohrebny – Secretario de redacción: Andrés N. Martín

Redactores: Elena Castelli, Romina Gretter, Jorge Grez L., Carlos Herrera, Lic Héctor Hochman, Beatriz Iacoviello, Ricardo Silva. Asesor Legal: Luis Kramer.

 

"El rincón del cinéfilo", fundado el 2 de junio de 2007 por Leonardo Colaneri, Jorge Grez L., Andrés N. Martín y Andrés B. Pohrebny, es una producción del Primer taller para el espectador cinematográfico (I.G. No 000617).

 

La dirección no se responsabiliza del contenido de las críticas y notas firmadas, como de los mensajes de la publicidad que se incluye en sus ediciones. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización previa de la dirección.